27 de marzo de 2017

Mensaje del Día Mundial del Teatro 2017, por Isabelle Huppert

Por Isabelle Huppert - Domingo, 26 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h.
Así que, aquí estamos una vez más. Reunidos de nuevo en la primavera, 55 años desde nuestra reunión inaugural, para celebrar el Día Mundial del Teatro. Sólo un día, 24 horas, está dedicado a celebrar el teatro en todo el mundo. Y aquí estamos en París, la principal ciudad del mundo para atraer a grupos teatrales internacionales, para venerar el arte del teatro.
París es una de las ciudades del mundo, apta para contener las tradiciones del teatro en un día de celebración. Desde aquí en la capital de Francia podemos transportarnos a Japón experimentando el teatro Noh y Bunraku, trazar una línea desde aquí a pensamientos y expresiones tan diversas como la Ópera de Pekín y Kathakali. El escenario nos permite permanecer entre Grecia y Escandinavia mientras nos envolvemos en Esquilo e Ibsen, Sófocles y Strindberg. Nos permite volar entre Gran Bretaña e Italia mientras reverberamos entre Sarah Kane y Prinadello. Dentro de estas veinticuatro horas podemos ser llevados de Francia a Rusia, de Racine y Moliere a Chejov;incluso podemos cruzar el Atlántico como un rayo de inspiración para servir en un Campus en California, atrayendo a un joven estudiante allí para reinventar y hacer su nombre en el teatro.
De hecho, el teatro tiene una vida tan próspera que desafía el espacio y el tiempo. Sus piezas más contemporáneas se nutren de los logros de los siglos pasados, e incluso los repertorios más clásicos se vuelven modernos y vitales cada vez que se juegan de nuevo. El teatro renace siempre de sus cenizas, derramando sólo sus convenciones anteriores en sus nuevas formas: así es como se mantiene vivo.
El Día Mundial del Teatro entonces, obviamente, no es un día ordinario para ser integrado como un día más. Nos da acceso a un inmenso espacio-tiempo continuo a través de la pura majestad del canon global. Para permitirme la capacidad de conceptualizar esto, permítanme citar a un dramaturgo francés, tan brillante como discreto, Jean Tardieu: Al pensar en el espacio, Tardieu dice que es sensato preguntar “¿cuál es el camino más largo de uno a otro?”... Para el tiempo, sugiere “medir en décimas de segundo el tiempo que tarda en pronunciar la palabra eternidad”... Para el espacio-tiempo, sin embargo, dice: “antes de que te duermas, pon tu mente sobre dos puntos del espacio, y calcula el tiempo que tomas, en un sueño, ir de uno a otro”. Es la frase en un sueño que siempre ha pegado conmigo.
Parece que Tardieu y Bob Wils se conocieron. También podemos resumir la singularidad temporal del Día Mundial del Teatro citando las palabras de Samuel Beckett, que hace que el personaje Winnie diga, en su estilo expedito: “Oh, qué hermoso día habrá sido”. Al pensar en este mensaje, que me siento honrada de haber sido invitada a escribir, recordé todos los sueños de todas estas escenas. Como tal, es justo decir que no vine sola a esta sala de la UNESCO. Cada personaje que he tocado está aquí conmigo, papeles que parecen salir cuando cae el telón, pero que han tallado una vida subterránea dentro de mí, esperando para ayudar o destruir los papeles que siguen: Fedra, Araminte, Orlando, Hedda Gabbler, Medea, Merteuil, Blanche DuBois .... También me complemento con ellos como estoy ante ustedes hoy son todos los personajes que amé y aplaudí como espectadora. Y así es, por lo tanto, que yo pertenezco al mundo.
Soy griega, africana, siria, veneciana, rusa, brasileña, persa, romana, japonesa, una neoyorquina, un marsellés, un filipino, un argentino, un noruego, un coreano, un alemán, un austriaco, un inglés. Del conjunto personal que existe dentro de mí. Porque es aquí, en el escenario y en el teatro, donde encontramos la verdadera globalización.
Laurence Olivier anunció en el Día Mundial del Teatro en 1964 que, después de más de un siglo de lucha, se acaba de crear un Teatro Nacional en el Reino Unido, al que inmediatamente quiso transformarse en un teatro internacional, al menos en términos de su repertorio. Sabía muy bien que Shakespeare pertenecía al mundo.
Al investigar la escritura de este mensaje, me alegró saber que el mensaje inaugural del Día Mundial del Teatro de 1962 fue confiado a Jean Cocteau, un candidato apropiado debido a su autoría del libro Around the World Again in 80 Days.Esto me hizo darme cuenta de que he ido por el mundo de manera diferente. Lo hice en 80 programas o en 80 películas. Incluyo películas en esto como sin diferenciar entre hacer teatro y cine, lo que me sorprende incluso cada vez que lo digo, pero es cierto, así es, no veo diferencia entre los dos. Quien habla aquí no soy yo, no soy actriz, soy sólo una de las muchas personas que utiliza el Teatro como un conducto para existir, y es mi deber ser receptiva a esto, o, en otras palabras, no hacer que el teatro exista;es más bien gracias al teatro que existimos. El teatro es muy fuerte. Resiste y sobrevive a todo, guerras, censores, penuria.
Basta con decir que “el escenario es una escena desnuda de un tiempo indeterminado”, todo lo que necesita es un actor. O una actriz. ¿Qué van a hacer? ¿Qué dirán ellos? ¿Hablarán? El público espera, lo sabrá, porque sin el público no hay teatro, nunca tenemos que olvidar esto. Una sola persona es una audiencia. ¡Pero esperemos que no haya demasiados asientos vacíos!
Las producciones de Ionesco están siempre llenas, y él representa este valor artístico franco y hermoso teniendo, al final de una de sus obras, una vieja señora que dice: “Sí, sí, muere en plena gloria. Vamos a morir para entrar en la leyenda ... al menos tendremos nuestra calle ...”.
El Día Mundial del Teatro existe desde hace 55 años. En 55 años, soy la octava mujer en ser invitada a pronunciar un mensaje -si usted puede llamar a esto un “mensaje”- . Mis predecesores (oh, cómo se impone el macho de la especie) hablaron del teatro de la imaginación, la libertad y la originalidad para evocar la belleza, el multiculturalismo y plantear preguntas sin respuesta.
En 2013, hace apenas cuatro años, Dario Fo dijo: “La única solución a la crisis radica en la esperanza de la gran caza de brujas contra nosotros, especialmente contra los jóvenes que quieren aprender el arte del teatro: así en una nueva diáspora, surgirán actores que indudablemente extraerán de esta limitación beneficios inimaginables al encontrar una nueva representación”. Beneficios inimaginables -suena como una fórmula agradable, digna de ser incluida en cualquier retórica política, ¿no les parece?-.
Como estoy en París, poco antes de una elección presidencial, quisiera sugerir que aquellos que aparentemente anhelan gobernarnos deben ser conscientes de los beneficios inimaginables que trae el teatro.
El teatro para mí representa el otro y el diálogo con el otro, y es la ausencia del odio.
«Amistad entre los pueblos»: no conozco demasiado lo que esto significa, sino que creo en la comunidad, en la amistad entre espectadores y actores, en la unión duradera entre todos los pueblos que el teatro reúne -traductores, educadores, artistas escénicos, académicos, profesionales y audiencias-. El teatro nos protege;nos acoge ... Creo que el teatro nos ama ... tanto como nos gusta ...
Recuerdo a un antiguo director de escena con el que yo trabajé, que antes de levantar el telón de la noche gritaba con firmeza: “¡Hagan sitio al teatro!” Y estas serán mis últimas palabras esta noche.
¡Hagan sitio al Teatro!
Gracias.

Isabelle Huppert

Se le encomendó a la actriz francesa Isabelle Huppert dar el mensaje oficial del Día Mundial del Teatro 2017. La protagonista de Elle es la octava mujer que lo ofrece en sus 55 años de historia, como ella misma recuerda en su misiva. Aunque ha alcanzado la fama internacional gracias a su trabajo en el cine, Isabelle Huppert tiene una veintena de obras de teatro en su haber.  Medea, Juana de Arco, Orlando o Hedda Gabbler son algunos de sus papeles más aplaudidos sobre las tablas. Nacida en París en 1953, Huppert se subió por primera vez al escenario del Teatro Odeón a los veinte años y por última vez el año pasado con la obra Fedras. Para ella, "nosotros no hacemos que el teatro exista. Es gracias al teatro que nosotros existimos".  (datos tomados de: http://www.eldiario.es/cultura/Isabelle-Huppert-resistiendo-Dia-Mundial_0_626437439.html) 

25 de enero de 2017

Diez años escribiendo en voz alta

Lo escribo y me parece imposible. ¡Diez años!   Fue el 25 de enero de 2007 cuando me presenté en la primera entrada de este blog: Bienvenido a leer lo que escribo en voz alta.  
"Soy puertorriqueña. Vivo en una isla latinoamericana y caribeña. Una isla, unida al resto de esta América hispana, que como toda ella, quiere ser libre. Una isla, la menor de las Antillas Mayores, que habla y piensa en español, que ha sufrido más de 500 años de coloniaje, que lucha por su identidad y su cultura. Borikén, Borinquen, Puerto Rico. Soy boricua".

Al leer los comentarios de esa primera entrada de introducción y a la que le sigue Iguazú, Agua grande, publicada ese mismo día, me sorprende ver seis lectores que todavía me siguen comentando, ya sea aquí o a través de la página hermana en facebook: Rocío, Hek, Claudia, Hilda, mi hija Maritza y Sandra, mi hermana.  ¡Gracias! Ellos, junto con Ivonne y Olga, excelentes blogueras, han sido mis lectores más fieles y consecuentes.  Gracias por este intercambio de ideas, por su constante presencia, por dejar huella.

Un año después escribía:  "Ese día abrí la puerta hacia un mundo nuevo. Una de esas puertas que luego se hace imposible cerrar".  No me imaginaba entonces cuan ciertas eran esas palabras. Van diez años y, aunque con menos frecuencia, las puertas continúan abiertas. 

Me propuse escoger las entradas más significativas por años y se me hizo muy difícil. Hay entradas que los son para mí pero apenas fueron leídas o comentadas, Hay otras que me parecieron triviales y sin embargo, fueron más aceptadas. Algunas salieron casi sin pensar, otras requirieron trabajo investigativo. Unas me tomaron poco tiempo, otras días. como esta, la primera del 2017. Mientras voy preparando este resumen, encuentro muchas entradas que me parecen desconocidas, otras las recuerdo como si las acabara de escribir, unas han sido compartidas, otras cayeron en el olvido.    

¿Ama de casa, vos? - donde relato mis primeras experiencias de esta boricua como ama de casa en Argentina
El día señalado - versión libre de los sucesos del Cerro Maravilla, como homenaje a los dos muchachos asesinados, Arnaldo Darío Rosado y Carlos Soto Arriví
Mi Roosevelt viejo - recuerdos del pequeño mundo donde me crié
Diez días en tierra lejana - historia de un amor otoñal
Marejada - interpretando los embates del mar
Serrat y yo - un amor puro y eterno
Niños infinitos - la más dolorosa historia, el daño causado por los adultos a los más indefensos e inocentes
Mi herencia - recordando a mi mami
Un cuento para Urayoán - historia para mi nieto motivada por su nombre
La Borinqueña - sobre nuestro himno nacional
Precioso pero no es mío - historias que se corren por Internet con autor equivocado
Señora de las seis décadas - un recuento de estas seis décadas vividas - enlazando hilos de una misma historia
Recordándote, querida titi - en memoria de mi querida titi Lydia
Dejé mi piel en Isla de Cabras - cuento dedicado a mi abuelita Esperanza, quien vivió allí sus primeros seis años.
Nombres inmortalizados por un poeta - nombres que se han hecho eternos por la poesía
Gracias, Vega Baja - por el reconocimiento que me hicieron con motivo del día del teatro
Mi mejor reportaje - un cuento a diez años del huracán Katrina

Las entradas más leídas según las estadísticas:
Día del Maestro - celebración en distintos países
Tener 60 años - discurso de la Dra. Mirta Nuñez  en Colombia con el que muchos baby boomers nos identificaremos
A la sombra de Simón Bolívar: Manuela Sánz - parte de la serie "A la sombra de ellos" que incluye además a las parejas: Atahualpa y Nenette, Dalí y Gala, San Martín y Remedios, Freud y Martha, Corretjer y Consuelo, Juan Ramón y Zenobia, Gibrán y Mary, St. Exupéry y Consuelo.
Feliz día de las madres y Un ramo de canciones para mamá
La revolución nacionalista de 1950 - recuento de ese momento histórico
Verdades amargas - sobre el poema del hondureño Ramón Ortega, "el poeta olvidado"
Maestros del sarcasmo - frases  famosas, quizás hirientes pero no por eso menos ingeniosas

Son diez años, en los que he conocido mucha gente, compartido mucho. Diez años que me han dado un vehículo de expresión, tan necesario para que no se acumulen los pensamientos y las ideas en el alma. Diez cortos y largos años. ¡Una década  escribiendo en voz alta!



¡Gracias!
Los quiere siempre,
Siluz