23 de mayo de 2012

A la sombra de Atahualpa Yupanqui: Nenette

A la sombra de ellos
X. NENETTE (1908-1990) y ATAHUALPA YUPANQUI (1908-1992)


El 25 de noviembre de 1990, Atahualpa Yupanqui escribía la siguiente carta a su hijo Roberto.  Apenas días antes,  el 14 de noviembre, Nenette, su compañera de casi cincuenta años y madre de su querido "Kollita", había partido a la eternidad

París. Domingo 25 de Noviembre. 1990
Coya querido.
Estudié varias horas guitarra anoche. Hacía 2 semanas que no hacía una nota. Está ya vendida la salda de 2.000 plateas del Teatro de la Villa. Y hay publicidad, creo, exagerada, en todo París. Ojalá yo sea digno de ese interés y apoyo del público de Francia.
Los pocos amigos que frecuento – conozco a cientos- me acompañan y me llaman a diario. Pons, Mosalini, Enzo Gieco, Guillermo Hascke, jefe de turbinas de Air France, funcionarios de la Unesco, Chant du Monde.
Duros tiempos respiro, y sé que durarán. Temo que la casa nuestra se incline al naufragio si no decidimos algo firme y claro. A mi regreso hablaré con abogados y escribanos. La Fundación deberá organizarse y ser vigilada y cuidada, y sobre todo respetada. Trabajar con odios, rencores y resentimientos, llevará todo al fracaso, y perdida de cosas que fueron amadas por Mamá.
Aún vive fuertemente en mi corazón la mano de Mamá con una rosa clara entre sus dedos, y el rosto plácido, de amor, como un ruego profundo, total. Quiso decir algo que no pronunció. No sé decir más. Ruego, espero, anhelo. Sé que soy el próximo en partir al silencio.
Hasta pronto, hijo querido. Te abrazo, Coya.
Tata
Domingo de lluvia y frío. Fuera y dentro mío.*

Atahualpa y Nenette nacieron ambos en el 1908, él en enero y ella en abril. Él, con el nombre de Héctor Roberto Chavero en Peña, en el partido de Pergamino de la provincia de Buenos Aires y ella con el de Antonieta Paula Pepin Fitzpatrick en la colonia francesa St. Pierre et Miquelon, en la costa atlántica del Canadá. Ella de padre francés y madre canadiense y él hijo de criollo y vasca, lleva en su sangre “el silencio del mestizo y la tenacidad del vasco”.
Durante la Primera Guerra Mundial, Nenette se traslada con sus padres a Francia. Tanto ella como su hermana Juana estudian bellas artes, ella siendo merecedora de doble medalla de oro en el Conservatorio Musical de Cannes, por piano y composición.  Sin embargo, el destino de Nenette no sería Francia, y los hilos se empiezan a mover sin ella darse cuenta. 
Juana se embarca hacia América con una compañía de danza y en Buenos Aires conoce al que sería su marido y allí se radica.  Al terminar Nenette sus estudios y tras la muerte de su madre, aceptan una invitación de Juana, ella y su padre venden propiedades en Francia y se establecen en Villa Ballester, en la zona norte del Gran Buenos Aires.
En el 1942 visita Tucumán en un viaje con la Orquesta Filarmónica.  Es en esta gira que conocerá a Atahualpa, con quien compartirá el resto de su vida, tanto como para olvidar su carrera de pianista y entregarse a la obra y al talento de su esposo.  Tiene unas sesenta y seis composiciones registradas, la mayoría musicalizando las letras de Atahualpa, bajo el seudónimo de Pablo del Cerro.
Su hijo Roberto cuenta:
Nenette “formó parte de los extranjeros que vinieron al país no a llevarse cosas, sino para dejar cosas para nosotros. Formó parte de una inmigración que vino a contribuir con el crecimiento de nuestra nación… El seudónimo Pablo del Cerro lo tomó primero porque en los tiempos en que ella y mi padre se unieron, mi padre estaba casado pero no divorciado de su primer matrimonio. Y no estaba bien visto el aspecto de la concubina, no estaba bien visto además el hecho de que Yupanqui, que ya era Yupanqui, firmara ahora con una francesa. Todos esos prejuicios que solían haber. Por eso mi madre firmaba como Pablo del Cerro, porque además, fue por el Cerro Colorado, que fue el lugar que nos albergó en tiempos duros y allí construimos ese rincón donde está el museo actualmente”.*

Muchas de las composiciones de la pareja han calado tan hondo que en ocasiones se atribuyen a la tradición popular.  Como decía el mismo Yupanqui: “Sí, la tierra señala a sus elegidos y al llegar el final tendrán su premio. Nadie los nombrará, serán lo anónimo, pero ninguna tumba guardará su canto”.**

Entre las composiciones más conocidas se encuentran:
Luna Tucumana
El alazán
Indiecito dormido
Chacarera de las piedras
Agua escondida
La del campo
De aquellos cerros vengo
Camino del indio
El cielo esta dentro de mi
Los hermanos
Guitarra, dímelo tu

Sigue contando su hijo:
“Alguna vez me comentó, ella porque en alguna medida se había puesto en segundo termino y es muy simple eso, y no lo dijo con resignación, se los puedo asegurar: ella comprendió que el tata era una personalidad descollante y necesaria para el mundo. Ella podía ser una gran pianista pero había muchos grandes pianistas, habían muchos grandes músicos. Pero Yupanqui había uno solo. Cuando tomó la decisión, les aseguro, como lo probó después que no hubo quejas. Siguió tocando el piano, siguió componiendo, siguió corrigiendo. Crió a sus nietos, no alcanzó a escribir un libro, plantó muchos árboles, eso sí. Gran parte de los árboles que hay en nuestra casa de Cerro Colorado los plantó ella, y una madrugada del 14 de noviembre, decidió que ya había cumplido con la vida, con su marido, con su hijo, con sus nietos y partió”.*

Hace veinte años, en la madrugada del 23 de mayo de 1992, en Nimes, al sur de Francia, Atahualpa muere, tras una presentación a teatro lleno.  No pudo cantar, salió del teatro, sin ánimos. “Quiero respirar aire puro”, dijo.  No volvió.
Recordamos sus palabras:Cuando muere un poeta, no deberían enterrarlo bajo una cruz, sino que deberían plantar un árbol encima de sus restos. Así lo pienso yo, por cuanto, con el tiempo, ese árbol tendrá ramas y un nido y en él nacerán pájaros. De ese modo, el silencio del poeta, se volverá golondrina". ***

Sus restos fueron cremados y dispersados bajo un roble sembrado por Nenette en su pago querido del Cerro Colorado el 8 de junio de 1992. Como vaticinó: "Andaré por los cerros, selvas y llanos toda la vida arrimándole coplas a tu esperanza, tierra querida."



Gracias a Mario Ferrari, por traer a colación esta pareja.  Va esta entrada como un homenaje a ambos con motivo del vigésimo aniversario del fallecimiento de Atahualpa, hoy, 23 de mayo de 2012.
Siluz

1 comentario:

Mario Ferrari dijo...

Hola, amiga.

No sabía que habías escrito sobre este tema. A mí se me hace apasionante esa vida, esas vidas de don Ata, Paula y la familia que construyeron en medio de tantas dificultades.

Un abrazo,

Mario Ferrari