8 de febrero de 2010

“Precioso, pero… no es mío”

Pasan de pantalla en pantalla a través de correos electrónicos, presentaciones, vídeos, mensajes privados, publicaciones en revistas,  blogs y todos los medios posibles que ofrece Internet.  Se dice que llevan la firma de los autores más populares o influyentes.  Pueden ser textos muy bonitos, reflexivos e inspiradores. Pero han sido atribuidos a la persona equivocada.

¿Por qué esto ocurre? Quizás porque no es lo mismo que una frase impresionante la diga Jorge Luis Borges a que la diga Jorge Ensucasaloconocen. Y es probable que un poema adquiera más lectores si lleva la firma de Mario Benedetti que la de Mario Eldemipueblo.  El asunto es que el error se sigue propagando como una avalancha imparable que oculta al verdadero autor.


He encontrado una gran cantidad de ejemplos, algunos de los cuales me han sorprendido tanto que me parecía difícil de creer.  Yo también pensé que la reflexión “Cerrar ciclos” era de Paulo Coelho o el poema “Muere lentamente” pertenecía a Pablo Neruda.  Pero indagar entre los cientos de enlaces esos dos o tres que lo aclaran me ayudó a encontrar la verdad.

Cerrar ciclos

Hay que saber cuando una etapa llega a su fin. Cuando insistimos en alargarla más de lo necesario, perdemos la alegría y el sentido de las otras etapas que tenemos que vivir.  Poner fin a un ciclo, cerrar puertas, concluir capítulos…no importa el nombre que le demos, lo importante es dejar en el pasado los momentos de la vida que ya terminaron”.

En el diario Primera Hora apareció hace varios años un artículo de Paulo Coelho donde aclaraba lo siguiente:

“Desde hace algunos años se reciben en mi despacho cartas de lectores de lengua española, de muchos países del mundo en las que me piden mi texto “Cerrar un ciclo”.Desde hace algunos años, desde mi despacho se les envía una copia de la columna que en su día publiqué en este espacio con el título “El ciclo de la alegría”.

Una mañana, al abrir mi cajón de correspondencia vi que pedían el texto “Las etapas” de Paulo Coelho. Como nunca había escrito nada semejante, busqué en Internet y descubrí que se trataba de un título diferente para el mencionado “Cerrar un ciclo”. Descubrí también que durante muchos años habíamos estado enviando a los lectores la columna equivocada y que en realidad querían el texto que transcribo a continuación.

No fui yo desgraciadamente quien escribió el original, pero decidí adaptarlo y ahora puedo por lo menos reivindicar parte de su autoría.”

 Texto completo de “Cerrar ciclos” en: http://desdemisbrazos.blogspot.com/2006/01/cerrar-ciclos-paulo-coehlo.html

Muere lentamente

En la versión electrónica del “El Mundo” del 11 de enero de 2009  leo: de Paulo Coelho. engua española, de muchos pauiz

"Muere lentamente quien no viaja,/ quien no lee,/ quien no oye música,/ quien no encuentra gracia en sí mismo./ Muere lentamente/ quien destruye su amor propio,/ quien no se deja ayudar..."
Así comienza un poema que acompañan con el nombre Neruda pero no es del gran poeta chileno. "Este poema y otros más se encuentran circulando en Internet desde hace tiempo y no sabemos quién se los ha atribuido a Neruda, pero los nerudianos que hemos consultado no los conocen", afirma Adriana Valenzuela, bibliotecaria de la Fundación Pablo Neruda.
Porque no es sólo 'Muere lentamente' el único "falso Neruda" que se encuentran los internautas. También, indica Valenzuela, le suelen atribuir al autor del 'Canto general' los poemas 'Queda prohibido', que al parecer es de Alfredo Cuervo, escritor y periodista español, y 'Nunca te quejes', cuyo autor ignora la Fundación.
Y que nos equivoquemos nosotros, meros lectores, no es raro pues pocos corroboramos la información que leemos en Internet.  Pero el hecho de que a figuras relacionadas a la cultura les pase, más aún en actividades oficiales, ya es otro cantar.
En una ocasión el político italiano Clemente Mastella, líder de la Unión de Demócratas para Europa, leyó en el Senado el poema 'Muere lentamente' al votar en contra de la moción de confianza solicitada por el entonces primer ministro Romano Prodi.  Fue la prensa italianaza que se encargó de aclarar, que el poema es de la escritora brasileña Martha Medeiros, autora de numerosos libros y cronista del jornal Zero Hora, de Porto Alegre.
Fue ella misma quien se puso en contacto con la Fundación para esclarecer la autoría del texto, dado que esos versos coinciden en gran medida con su texto 'A Morte Devagar', publicado el 1 de noviembre de 2000, víspera del Día de Difuntos, en el periódico con el que colabora y también en su libro 'Non-Stop, Crônicas do Cotidiano'.

Instantes

Algo similar ocurrió en el acto de homenaje a Leopoldo Lugones organizado por La Secretaría de Cultura de la provincia de Córdoba para conmemorar el 70º aniversario del fallecimiento del poeta cordobés. 

María Kodama, viuda de Jorge Luis Borges, estuvo presente en el acto para hablar de la relación entre el autor de El Aleph y Lugones, y entregó una colección de libros a las bibliotecas populares del norte cordobés. 

El director del Museo Lugones de Villa de María, Juan Cristian Oviedo habia solicitado la lectura de dos poemas, uno de Lugones y otro de Borges, para amenizar la velada.  Nilo Amadeo Comba Esquivel  leyó el poema “Alma venturosa”, de Leopoldo Lugones. Luego, Rosa Gómez de Villa leyó “Instantes”, cuya autoría atribuyó a Borges. Según la crónica de Erik Italia, periodista de Cadena 3 presente en el evento, María Kodama se mostró indignada y pidió la palabra para aclarar el error. Dijo que el poema Instantes pertenecía en verdad a la escritora norteamericana Nadine Stair. Luego vendrían los pedidos de disculpas y las excusas. 

Borges escribió “El instante”.  Versos muy distintos son los de “Instantes” de Stair.

Aprendiendo

«Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma. Y uno aprende que el amor no significa acostarse. Y que una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...

Se le atribuye también a Jorge Luis Borges pero su autoría es dudosa.
La versión más aceptada es que es una traducción del inglés del poema “Comes the Dawn” y pertenece a Verónica Shofftall.  Llevaba ese título por su última línea que luego fue editada: “with every goodbye comes the dawn” (Con todo adiós llega el alba)
El mismo comenzaba así:

After a while, you learn the subtle difference
between holding a hand and chaining a soul.
And you learn that loving doesn’t mean leaning
and company isn’t security.
(Kisses aren’t contracts and presents aren’t promises.)


Queda prohibido
Queda prohibido
 Llorar sin aprender
Levantarte un día sin saber qué hacer
 Tener miedo a tus recuerdos
Queda prohibido
  No sonreír a los problemas
 No luchar por lo que quieres
Abandonarlo todo por miedo

Alfredo Cuervo Barrero, verdadero autor de “Queda prohibido” se vio en la necesidad de aclarar en blogs de poesía que esos versos no eran de Pablo Neruda, como alegaban, sino suyos.

Hola buenas tardes. Les envío este E-Mail en relación con un poema que tienen ustedes publicado en su página web, se titula Queda Prohibido y aparece atribuido a Pablo Neruda. Decirles que este poema pertenece a Alfredo Cuervo Barrero, lo tienen ustedes publicado en la página www.deusto.com desde hace algo más de tres años. Les estaría agradecido si me enviaran la fuente de la cual lo han sacado ya que por varias zonas de Internet aparece atribuido a Neruda.
Como prueba de mi autoría aquí les envío los siguientes puntos.
1º) El poema Queda Prohibido está inscrito en el registro de Propiedad Intelectual de Vizcaya a nombre de Alfredo Cuervo Barrero. Número de inscripción BI -13- 03.
2º) La fundación Pablo Neruda de Chile ha negado que este poema pertenezca al poeta, puede corroborarlo enviándoles un E-Mail en su página Web.
3º) Queda Prohibido fue publicado por primera vez en Internet el 23 de Julio de 2001 en la página deusto.com, un poco extraño que siendo un poema “tan hermoso de Pablo Neruda, como se ha comentado en ciertas páginas, no haya ni una sola Web con el poema publicado antes de dicha fecha.
De todas formas la poesía que circula en dichas páginas no es la original, sino una copia amputada de la misma. Aquí se la envío completa por si es de su agrado y desea publicarla en su página.
Sin más un saludo.
Alfredo Cuervo Barrero ( fredi@euskalnet.net)

http://blog.spacebom.com/27/del/09/del/2005-queda-prohibido-no-es-de-neruda/

Texto completo de Queda prohibido en:

Frases de Les Luthiers

Lo mismo ha hecho el famoso grupo argentino Les Luthiers en su página http://www.lesluthiers.org/main.php  bajo el título:  ¡El famoso e-mail "Frases célebres de Les Luthiers" es un bulo” en la sección de Curiosidades.

Se enumeran allí cuarenta y cinco frases y se aclara:

“Pues bien, estas frases NO SON de Les Luthiers. Sin querer quitar el mérito a dichas frases, ninguna excepto la última son de Les Luthiers. Se trata de un bulo que corre por Internet, como otros muchos, que incluso llegó a los mismísimos Luthiers, con lo que lógicamente quedaron "impresionados" de que dijeran que determinadas frases eran suyas cuando realmente no lo son. 
Incluso hay alguien que ha llegado más lejos y ha hecho una presentación Power Point tomando algunas de esas frases y combinándolas con fotos de 
Les Luthiers.

Porque todavía no compro un dvd

 “De por ahí vengo yo. Y no es que haya sido mejor. Es que no es fácil para un pobre tipo al que educaron en el 'guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo' pasarse al 'compre y tire que ya se viene el modelo nuevo!
Mi cabeza no resiste tanto. Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo cambian de celular una vez por semana, sino que además cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real. Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era un nombre como para cambiarlo)”.

Pues no es lo mismo llamarse Marciano que Eduardo.  Un compatriota de Galeano, Marciano Durán, aclara que el texto atribuido a su compatriota Eduardo Galeano, no es suyo sino de él.  En  Internet se conoce como “Porque todavía no compro un dvd” cuando el nombre original es “Desechando lo desechable”

Dice Marciano Durán:

Gracias por la enorme cantidad de correos que estamos recibiendo.
Lo que pretendemos es proteger la firma de Galeano al que le adjudicaron un texto que no es de él.
En cuanto a nosotros, nos sentimos conformes con que el texto circule por la red aunque no lleve la firma correspondiente.
Lo importante es el mensaje.
No cobramos por esto, los textos han estado, están y estarán a disposición de quien los quiera levantar con la única condición de no modificar el contenido.
Sabemos que lo modifican y es imposible “corretearlos” por la red, así que lo único que hacemos es solicitar (por el buen nombre de ellos) que no aparezca la firma de ningún escritor conocido al pie ( ha sucedido muchas veces)
Gracias por compartir los conceptos de la crónica y los invito a recorrer nuestra página donde aparecen muchas crónicas similares a la de referencia.
Un abrazo uruguayo y Marciano


La marioneta de trapo

Lo dice una marioneta de trapo:
· Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo, y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero, en definitiva pensaría todo lo que digo…
· Dios mío, si yo tuviera un corazón.... escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol.
· Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna…
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo...."

Se corrió por Internet como la carta de despedida de Gabriel García Márquez al sentir próxima su muerte.  Sin embargo, el poema fue escrito por Johnny Welch.

Se cuenta que, en el noticiero de Joaquín López Doriga estuvieron tanto Gabriel García Márquez como Mofles (el muñeco de Johnny Welch) y quien recita el poema. Antes de su publicación pasó una entrevista previa con García Márquez quien hizo notar que el nunca escribiría algo tan ridículo. Sin embargo cuando se presento enfrente de Johnny y el Mofles dijo que era un poema muy bonito que mucha gente le atribuía a el. Pero que no era de el."


Todo escritor tiene derecho a que su obra sea reconocida y hacer aparecer una obra ajena como propia es un delito que conocemos como plagio. No podemos atribuirle a un escritor ser dueño de lo que no lo es ni quitarle este privilegio al verdadero autor.  

Por el otro lado, si no hay mala intención y no va en detrimento de los intereses económicos ni de prestigio del autor, no es tan severo el problema. Un poeta escribe para que otros se identifiquen con sus letras, para que el pueblo lo cante, lo lea, para que llore y ría con él, para hacerlo emocionar, pensar, sentir.  Un lector reconoce en los versos ajenos lo que hubiera querido decir y no supo, los sentimientos propios expresados por otra boca.

Manuel Machado, el hermano de Antonio decía:

Hasta que el pueblo las canta
las coplas, coplas no son.
Y cuando las canta el pueblo
ya nadie sabe el autor;
procura tú que tus coplas
vayan al pueblo a parar
que al volcar el corazón
en el alma popular
lo que se pierde de nombre
se gana de eternidad.

Recordemos además la escena de la película “El cartero y Pablo Neruda” basada en el libro de Antonio Skarmeta.  Cuando Neruda le reprocha al cartero del pueblo italiano en el que se ha refugiado, haber hecho pasar sus versos como suyos para enamorar a una joven, el cartero le responde: 

La poesía no es de quien la escribe, sino de quien la necesita.

12 comentarios:

Siluz dijo...

Sigo encontrando ejemplos.
´La gente que me gusta" ¿es de Benedetti?
http://www.slideshare.net/jfreyre/la-mariobenedetti-presentation

Borincano dijo...

Aprendo contigo, una barbaridad. Gracias por compartirlo.

Siluz dijo...

Gracias, Borincano.
Yo también conozco muchos rincones de nuestra isla en tu blog. Así que el agradecimiento es mutuo.
Un abrazo.

Hilda dijo...

Gracias Siluz por la información. He leído los poemas y textos ha los que te refieres e inclusive se de un sitio en Snips donde una "poeta" recita los versos de "Queda prohíbido" sin mencionar en ningún momento que no es un poema de ella, hace lo mismo con "Los estatutos del hombre".

Dudé de algunos, particularmente los que se atribuyen a Borges y a García Marquez.

Un abrazo
Hilda

Martha Ferrari dijo...

Ay! querida amiga, creo que "La gente que me gusta" es de Mario Benedetti, pero estoy de acuerdo contigo en el exceso de poemas apócrifos que circulan por Internet. Cuando llegan a mi correo los elimino. Lo mismo sucede con los supuestos cuadros de Salvador Dalí que en realidad pertenecen a alguien que copia su estilo. Te felicito por los post de tu blog, siempre tan interesantes.
Martha

Siluz dijo...

Gracias, Martha, por tu comentario. Así es, no es solo un mal de la literatura. También de la música, de la pintura y de muchas otras disciplinas.
Sobre "La gente que me gusta" yo tengo mis serias dudas de que sea de Benedetti. No tengo evidencia de que no lo sea pero tampoco de que así sea. Por lo menos, yo no la he visto en ninguna antología seria. Ojalá alguien nos aclarara esta duda.

Siluz dijo...

Sí, Hilda, tienes razón. A veces no se atribuye "por error" un poema al autor equivocado. Puede haber plagio, mala intención, o como decimos nosotros, "jaibería".
Un abrazo.

Siluz dijo...

Por un intercambio de opiniones con un amigo en facebook, me entero que el poema "Verdad amarga" no es de Juan de Dios Peza. Así lo aprendí desde niña y así lo enseñé siempre. Por lo que voy descubriendo, parece ser que el autor es Ramón Ortega, poeta hondureño, y se titula "Verdades amargas". Sigo investigando.

Siluz dijo...

En la página de don Eduardo Galeano en facebook,leo hoy:
Don Eduardo Galeano:
Los 3 artículos que más repercusión tuvieron y por los que me paran en la calle para felicitarme y circulan con mi firma, no son míos. Uno se refiere a “Las cosas viejas”, otro que se llama “Por qué no tengo un DVD”, lo cual es falso porque sí tengo y otro que es “Mi nieta Sofía” y yo no tengo ninguna nieta Sofía [...] Y habiendo escrito tanto, empiezo a deshojar la margarita…me mato, no me mato, me mato, no me mato…

Siluz dijo...

Otro ejemplo encontramos hoy, por casualidad, en un intercambio en facebook. Comentábamos un texto ¿Qué es un puertorriqueño?, atribuido a Gabriel García Márquez. Y que ya había circulado como que es un guatemalteco, un dominicano, un venezolano.

Puede haber surgido de una descripción de los argentinos que se atribuye al español, Julián Marías, y que posiblemente tampoco escribió.
http://www.periodismo.com/modules/newbb/viewtopic.php?topic_id=5063

O quizás el verdadero texto si es el del cubano Luis Aguilar León y que se refiere a su gente.
http://www.cubaencuentro.com/armando-anel/blogs/cuba-inglesa/el-profeta-habla-de-los-cubanos

Pero lo cierto es que el texto que circula no es real y mucho menos de García Márquez.

oscar samayoa dijo...

Martha Ferrari y Siluz: La gente que me gusta NO es de Benedetti. Ese texto, que en nada se parece a los escvritos de Benedetti, se encuentra en el libro LA CULPA ES DE LA VACA, de unos colombianos. La culpa es de la vaca, es un libro de auto-ayuda y superación personal, algo que es alejado totalmente de la conducta y concepción de Benedetti.

Siluz dijo...

Gracias, Oscar Samayoa, por esa información que buscaba.
En efecto, siguiendo lo que menciona, encontré que "La culpa es de la vaca" es una compilación de textos hecha por Jaime Lopera Gutiérrez y Marta Inés Bernal Trujillo. Pude bajarlo en pdf y veo una selección titulada "LA GENTE QUE ME GUSTA".
Claro, que en el prólogo aclaran que : Algunas de las lecturas aquí compiladas tienen una fuente bibliográfica cierta. Sin embargo, y a diferencia de nuestro anterior libro, la mayoría son colaboraciones recibidas vía Internet. El rigor con relación a las fuentes que quisimos tener en La carta a García y otras parábolas del éxito se vio desdibujado esta vez por el fenómeno de la difusión en la red mundial. La propiedad de los textos a menudo se pierde en el fárrago del correo electrónico, al punto que puede resultar imposible seguirles la pista. Nosotros mismos hemos visto versiones de nuestro anterior libro circulando en la red sin ninguna referencia a los autores ni a los compiladores.
Por lo tanto, aunque no nos da el nombre del autor, sí creo que corrobora que no es de Benedetti sino unos de tantos textos de autor desconocido que se atribuyen a cualquier famoso.
Una vez más, gracias.