25 de enero de 2017

Diez años escribiendo en voz alta

Lo escribo y me parece imposible. ¡Diez años!   Fue el 25 de enero de 2007 cuando me presenté en la primera entrada de este blog: Bienvenido a leer lo que escribo en voz alta.  
"Soy puertorriqueña. Vivo en una isla latinoamericana y caribeña. Una isla, unida al resto de esta América hispana, que como toda ella, quiere ser libre. Una isla, la menor de las Antillas Mayores, que habla y piensa en español, que ha sufrido más de 500 años de coloniaje, que lucha por su identidad y su cultura. Borikén, Borinquen, Puerto Rico. Soy boricua".

Al leer los comentarios de esa primera entrada de introducción y a la que le sigue Iguazú, Agua grande, publicada ese mismo día, me sorprende ver seis lectores que todavía me siguen comentando, ya sea aquí o a través de la página hermana en facebook: Rocío, Hek, Claudia, Hilda, mi hija Maritza y Sandra, mi hermana.  ¡Gracias! Ellos, junto con Ivonne y Olga, excelentes blogueras, han sido mis lectores más fieles y consecuentes.  Gracias por este intercambio de ideas, por su constante presencia, por dejar huella.

Un año después escribía:  "Ese día abrí la puerta hacia un mundo nuevo. Una de esas puertas que luego se hace imposible cerrar".  No me imaginaba entonces cuan ciertas eran esas palabras. Van diez años y, aunque con menos frecuencia, las puertas continúan abiertas. 

Me propuse escoger las entradas más significativas por años y se me hizo muy difícil. Hay entradas que los son para mí pero apenas fueron leídas o comentadas, Hay otras que me parecieron triviales y sin embargo, fueron más aceptadas. Algunas salieron casi sin pensar, otras requirieron trabajo investigativo. Unas me tomaron poco tiempo, otras días. como esta, la primera del 2017. Mientras voy preparando este resumen, encuentro muchas entradas que me parecen desconocidas, otras las recuerdo como si las acabara de escribir, unas han sido compartidas, otras cayeron en el olvido.    

¿Ama de casa, vos? - donde relato mis primeras experiencias de esta boricua como ama de casa en Argentina
El día señalado - versión libre de los sucesos del Cerro Maravilla, como homenaje a los dos muchachos asesinados, Arnaldo Darío Rosado y Carlos Soto Arriví
Mi Roosevelt viejo - recuerdos del pequeño mundo donde me crié
Diez días en tierra lejana - historia de un amor otoñal
Marejada - interpretando los embates del mar
Serrat y yo - un amor puro y eterno
Niños infinitos - la más dolorosa historia, el daño causado por los adultos a los más indefensos e inocentes
Mi herencia - recordando a mi mami
Un cuento para Urayoán - historia para mi nieto motivada por su nombre
La Borinqueña - sobre nuestro himno nacional
Precioso pero no es mío - historias que se corren por Internet con autor equivocado
Señora de las seis décadas - un recuento de estas seis décadas vividas - enlazando hilos de una misma historia
Recordándote, querida titi - en memoria de mi querida titi Lydia
Dejé mi piel en Isla de Cabras - cuento dedicado a mi abuelita Esperanza, quien vivió allí sus primeros seis años.
Nombres inmortalizados por un poeta - nombres que se han hecho eternos por la poesía
Gracias, Vega Baja - por el reconocimiento que me hicieron con motivo del día del teatro
Mi mejor reportaje - un cuento a diez años del huracán Katrina

Las entradas más leídas según las estadísticas:
Día del Maestro - celebración en distintos países
Tener 60 años - discurso de la Dra. Mirta Nuñez  en Colombia con el que muchos baby boomers nos identificaremos
A la sombra de Simón Bolívar: Manuela Sánz - parte de la serie "A la sombra de ellos" que incluye además a las parejas: Atahualpa y Nenette, Dalí y Gala, San Martín y Remedios, Freud y Martha, Corretjer y Consuelo, Juan Ramón y Zenobia, Gibrán y Mary, St. Exupéry y Consuelo.
Feliz día de las madres y Un ramo de canciones para mamá
La revolución nacionalista de 1950 - recuento de ese momento histórico
Verdades amargas - sobre el poema del hondureño Ramón Ortega, "el poeta olvidado"
Maestros del sarcasmo - frases  famosas, quizás hirientes pero no por eso menos ingeniosas

Son diez años, en los que he conocido mucha gente, compartido mucho. Diez años que me han dado un vehículo de expresión, tan necesario para que no se acumulen los pensamientos y las ideas en el alma. Diez cortos y largos años. ¡Una década  escribiendo en voz alta!



¡Gracias!
Los quiere siempre,
Siluz 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

💚
Gracias

Hilda Vélez Rodríguez dijo...

Acompañarte estos diez años ha sido un viaje placentero. ¡Qué sean otros diez más!

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Celebremos las dos juntas matarile rile rile... Menos mal que quedamos nosotras pues muchos otros se han retirado de la blogosfera boricua. Un abrazo..

Siluz dijo...

Gracias a ustedes por leer y comentar, por estar desde siempre. Sí, que sean muchos años más y que los pasemos juntas. Claro que sí, matarilerileron. Un abrazo.