19 de enero de 2013

Tener 60 años


Adolescentes de los 60, crecimos escuchando a los Beatles, bailando twist, admirando a  los hippies, protestando la guerra de Vietnam, dibujando en todas partes el símbolo de la paz, vistiendo pantalones campanas y minifaldas y demandando "paz y amor".
Hoy nos llaman baby boomers, y somos la generación de abuelos más atrevidos y "modernos"... o así nos consideramos.  Quizás porque nunca perdimos esa rebeldía conque crecimos y nos oponemos a ser los culpables ante los ojos de nuestros nietos de lo mismo que le echábamos en cara a nuestros padres y abuelos. 
Reproduzco un discurso pronunciado en Colombia por la doctora Mirta Núñez, porque sé que muchos de los hoy llamados "baby boomers", nos identificaremos con sus palabras.



Tener 60 años
Dra. Mirta Núñez
Texto de la ponencia presentada en el VIII Curso de ASOGA, 
Barranquilla, Colombia

Tener 60 años es tener dos veces 30 años; es entonces reconocer la densidad y riqueza del ayer y lo frágil y precario del mañana; es estar dispuesta a vivir intensamente la década que se abre con la lúcida convicción de que puede ser la última –o por lo menos la última en poder vivirse intensamente–; es ya no posponer los sueños y hacerlos realidad en la medida de lo posible. Es alegrarse cuando, al despertar, a uno le duele algo: una articulación, la garganta, la cabeza, porque significa que está viva. Esto me le enseñó un amigo algo pesimista y a la vez de una gran lucidez en cuanto a los pequeños estragos de los años acumulados. 
Tener 60 años es tener respeto a los espejos porque no mienten y no volverán a mentir nunca más. 
Tener 60 años es por fin saber quiénes son tus verdaderos amigos y amigas y haberse ganado el enorme privilegio de no simular más frente a los otros; es saber decir “no” cuando es “no”; es conocerse a fondo y poder, por fin, dialogar con su cuerpo, conocer los caprichos de su digestión, los ritmos de su corazón, la capacidad de sus pulmones y la susceptibilidad de sus articulaciones en tiempos de lluvia. 
Tener 60 años es burlarse de todas las dietas de las revistas femeninas porque ya uno sabe perfectamente cuál es su dieta de vida. 
Tener 60 años es conversar con la soledad y nunca sentirse sola con ella. Tener 60 años es ya no pedir permiso a nadie para cumplir un viejo sueño, para ir a cine a las tres de la tarde, tomar un aguardiente antes de la telenovela de la noche o prender la luz a las tres de la mañana para leer nuevamente un capítulo de “En busca del tiempo perdido” de Marcel Proust porque no logró conciliar el sueño. Es saber que nadie nos espera en casa y alegrarse porque podrá almorzar o comer con lo que más le gusta: una ensalada acompañada de pan y queso. Poder comer lo que le antoja a la hora que le antoja es un verdadero lujo para una mujer, y esto lo puede hacer a los 60 años, o lo debería poder hacer. Sí, porque al escribir esto, sé una vez más que soy una mujer privilegiada. A la vuelta de la esquina de mi casa, una mujer como yo, de 60 años, es desplazada, violentada y olvidada. 
Tener 60 años es asombrarse de lo que ha logrado con sus hijos o sus hijas que ya están en la década de los 30. Es inaugurar por fin nuevas miradas, nuevos diálogos con ese sentimiento de desprendimiento y de levedad frente a ellos o ellas. Lo hecho, hecho está y ya no existe sino el asombro frente a estos hombres o mujeres que un día, hace mucho, habitaron en sus entrañas y, algo más tarde, se refugiaron en sus brazos buscando consuelo. 
Tener 60 años hoy es a veces ser una abuela indecente, enamorada, liviana y desculpabilizada. 
Tener 60 años es entender el misterio de la vida y empezar a confrontarse con la muerte, sin temor ni tristeza porque está ahí asomándose, tímidamente pero inexorablemente.
Tener 60 años es empezar a despedirse demasiado temprano, siempre demasiado temprano, de buenos amigos o amigas.
Tener 60 años es tener dos veces 30 años, o sea mucha juventud acumulada. Hoy, doy la bienvenida a mis recién inaugurados 60 años. 
De hecho escribí esta columna para convencer a mis amigas generacionales que, entrando en esta etapa, es necesario aprender a burlarse de los discursos de una cultura que nos quiere, o nos vuelve, invisibles, calladas y deterioradas. Discursos de una sociedad basada cada vez más en una lógica de mercado que exige productividad y consumo, lógica que los medios se encargan de difundir con sus comerciales que no hacen sino mostrarnos el universo de una juventud asociada a la belleza, al éxito y al amor. 


Tomado de:

13 comentarios:

Princesa Adora dijo...

es tener experiencia, la experiencia de la vida!!! Ni más ni menos!!!

Un cariño desde Argentina!!!

Hilda Vélez Rodríguez dijo...

Estupendo.

Prometeo dijo...

Me encantó la imagen esa de que tener 60 es tener 18 años con 42 de experiencia.

Adelante y éxito.

Frere dijo...

Divinas palabras que nos preparan a los que nos acercamos con incertidumbres a nuestra sexta década de vida.Sentirnos vivos y seguir teniendo ilusiones y curiosidad de conocer todo cuando nos rodea esta a nuestro alcance.Gracias,Elsia por compartir tan linda reflexión.Un abrazo.

Siluz dijo...

Gracias, amigos, por comentar. Estemos en esa sexta década o estemos por llegar, son palabras que nos invitan a recibirla con entusiasmo. Cada década nueva es un reto, una incertidumbre, con sus ventajas y desventajas, pero lo importante es llegar y vivirla a plenitud.

jlm dijo...

Me parecio excelente ' y realmente me hizo reflexionar sobree la finitud de la vida , que a veces muchos no consideramos

Camehlá dijo...

Ya casi llego al Piso 6 y me siento y me veo como de 30 alegremente feliz y como de 30 más con acumuladas vivencias y experiencias, en espera de que vengan los niet@s para seguir disfrutando la otra parte de la vida que Dios me lo permita. Comparto y aprecio sus excelentes Reflexiones, gracias por expresarlas; reciban mi saludo desde Caracas

Anónimo dijo...

Buenisimo!!! tengo 60 hace 4 meses y realmente cai en una crisis existencial...de hecho encontré esta pagina buscando en google....que se siente cumplir los 60.
Luego de leer amos artículos, entiendo que muchas personas sienten y piensan como yo!!!
Gracias a ambos autores!!

Anónimo dijo...

Yo hoy tengo 60, esta muy bueno lo que escribieron pero no es fácil tenerlos personalmente pensé en estar más entera cosa que me falta
Voy a copiar cosas uno sigue aprendiendo
Saludos

Maricruz Rosado dijo...

Me encantó su reflexión yo estoy por cumplir los 60 años en febrero 2016 y me siento gracias a Dios llena de salud aunque a veces ya nos duele todo me siento identificada con sus palabras por que llegamos a una etapa donde la vida hay que verla positivamente tenemos ya un recorrido bastante considerable por otro lado también entro a una edad donde lo que quiero es disfrutar de la vida toda mi vida e trabajado tengo un negocio donde me e limitado de muchas cosas. y estoy por traspasar el negocio y también por jubilarme ahora que entro a esta edad lo que quiero es tener actividades como ir al gym, pintar, disfrutar a mi madre que ya tiene 85 años, disfrutar a mis nietos le mando un abrazo y saludos

Maria Amelia Barrera dijo...

Excelente y en todo de acuerdo. Estoy muy feliz con mis 60 años. Me siento plena, madura, amada, volviendo a enamorarme. Gracias a Dios por tanto. Gracias a la Vida, al Universo. Por esta magia que es los 60.

Anónimo dijo...

Me encanto su Reflexión Gracias. me siento Feliz de a ver cumplido los 60. con mis enfermedades a ver yegado.Y dandole Gracias a dios y a la Vida un saludo!

Alicia dijo...

Gracias 60ths por hacernos sentir asi, sin orejuicios ni pantallas, felices de como hemos llegado a esta edad, pudiendo disfrutar a pleno de nyestra vida, haciendo lo que nos gusta y el bello placer de poder tener nietos. Vivsn los 60!!!!!