13 de abril de 2009

Un fin de semana en el paraíso


Utuado no está lejos de mi pueblo costero, pero sentimos que allí entre montañas nos adentramos al paraíso. Llegamos a eso de la una para tomar una lancha en el Embarcadero, la cual atravesando el Lago Dos Bocas, nos llevaría a la casa de campo de AEAP, una pieza de artesanía hecha vivienda.
El lago lleva el nombre de Dos Bocas, debido a la confluencia de dos ríos principales: el Grande de Arecibo y el Caonillas, los cuales se unen en el área donde se construyó la represa.
Desconectados de todos, sin celulares, sin TV, sin computadoras, la naturaleza como única diversión y compañía. Fuimos tras la oferta que hizo Juliann en su blog de Aventuras Ecoturísticas en la Isla del Encanto, para alquilar la casa al borde del lago por tres días y dos noches. Nos pareció apropiada para celebrar el cumpleaños de Maritza, mi hija mayor. Su hermano Noel, y varios amigos llegaron primero para decorar. Desde que se divisaron los globos empezaron las sorpresas. Todas las personas a bordo de la Tanamá entonaron el tradicional Cumpleaños feliz, mientras la cara de Maritza iba cambiando de colores. Subidas aquellas escaleras, comenzaron a transcurrir los minutos de los tres hermosos días que nos esperaban.

Poco después llegaron los kayaks. Esa misma noche los probamos para apenas bajarnos de ellos; el lago llamaba como las sirenas a Ulises. El paisaje era espectacular: aves revoloteando, árboles luciendo todos los verdes imaginables, peces saltando, caballos pastando en la distancia. Y según entraba la noche, surgió el inconfundible canto del coquí.

Me tocó dormir en la litera superior. Incomparable ese despertar escuchando diferentes cantos de pájaros y al abrir los ojos, desde la misma cama, contemplar el apacible lago. Tomar un café boricua sobre la hamaca en la terraza y pensar en que en un ratito prenderíamos la barbacoa. Y no es que no hubieran todas las facilidades: microondas, cafetera, estufa y horno. Pero la carne a la parrilla adquiere ese sabor especial que en el campo sabe aún mejor.
Les habíamos pedido a los encargados de la transportación que nos recogieran a las once. Porqué cuando llegaron no estábamos listos, no puedo explicarlo. Creo que nos olvidamos hasta que los relojes existían. Por eso, cuando sentimos el motor, se formó un corre-corre de película. Y abordamos gracias a la paciencia y comprensión del chófer de la lancha. En el embarcadero habíamos dejado los autos. Ahora a buscar el Río Tanamá que conocíamos de referencia. Preguntando se llega a Roma; tomamos un camino que parecía interminable, pero ¡valió la pena recorrerlo!







Utuado está lleno de hermosos rincones.

Solo es cuestión de pedir orientación a Agustín.

O...¡leer el blog de Juliann!

11 comentarios:

July dijo...

EXcelente Elsia!!!! Gracias por la reseña y me alegra mucho que lo hayan disfrutado :)

Siluz dijo...

No he exagerado. Es más, quizás me quedé corta.
Estoy esperando otras fotos.
Gracias a ti y a tu equipo por todo.
Un abrazo.

Blanca dijo...

Que bello lugar manita, en verdad es un paraiso. Gracias por compartirlo. Muchos abrazos para ustedes y que Dios los bendiga siempre y los mantenga unidos como hasta ahora. Carmen

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Siluz: Es realmente como lo describes, un paraíso como tantos que quedan en nuestra isla que sigue siendo hermosa a pesar de los constructores.. Te felicito por esa hermosa familia y feliz cumpleaños a tu hija. (Esa foto tuya en la hamaca me puso verde pero de envidia..jeje).

Gamar dijo...

Vives en el paraíso.
Que envidia.
Besos desde muy lejos

Borincano dijo...

Gracias por compartir el lugar y tus recuerdos. Lo pondré en la lista. Un abrazo boricua.

Siluz dijo...

Gracias, Carmen. Ojalá un día podamos compartir en uno de estos lindos paisajes de mi isla.

Ivonne, ¡claro que sigue siendo hermosa! A pesar de que nosotros mismos nos empeñamos en destruirla y ensuciarla. ¿Cuándo aprenderemos que es el único hogar que tenemos?

Gamar: Solo hay un paraíso... y cada uno de nosotros lo tenemos. Conozco el tuyo ¡y sé cuán inmenso y hermoso es! El mío es pequeño pero igual de hermoso.

Borincano: Nunca nos cansaremos de admirar nuestra tierra. Es sorprendente que siendo la isla tan pequeña siempre haya un rinconcito nuevo para descubrir.

Fabiana dijo...

De veras parece el paraíso.
Me encantaron los paisajes y también el relato.

Debe ser fantástico poder estar allí.

Un beso grande.

©Claudia Isabel dijo...

ese lugar es un paraíso!
Me alegro que lo hayan disfrutado tanto...Abrazos a Maritza!
Besos

Siluz dijo...

Gracias, Fabiana. Me alegra lo disfrutaras conmigo aún a distancia. Un beso también para ti.

Siluz dijo...

Gracias, Claudia. Sé que tú también andabas celebrando pues tú y mi hija cumplen el mismo día. Un abrazo y felicidades.