26 de abril de 2009

Tres árboles

Detengamos la tala de árboles.
Faltan 84 firmas..¡si no lo has hecho, por favor, firma la petición, para derogar el permiso de corte indiscriminado de árboles.
Que no se nos haga demasiado tarde...

10 comentarios:

I. Caballer dijo...

Preciosa composición, Siluz, que nos sirve de recordatorio para no dejar dormida la voluntad de seguir la lucha. Gracias por no dejarnos olvidar.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Siluz: Te mando por este medio un abrazo bien fuerte de agradecimiento por tu solidaridad y compromiso. Creo que las masacres de árboles recientes están motivando a los que no se habían interesado para firmar y ver si al menos hacemos ruido con el Petition. Gracias mil..

Prometeo dijo...

Ya nos acercamos a la marca de las 1,000. Adelante y éxito.

Griselle dijo...

Estoy de acuerdo y firmaré. Hay que proteger nuestra naturaleza, somos parte de ella y destruirla es como mutilarnos a nosotros mismos. Pero ojala y pusiéramos el mismo empeño que ponemos en cuidar de un árbol para exigir más y mejores leyes que eviten la violencia domestica, el maltrato a menores. ¿De que sirve un planeta lleno de naturaleza bella sin personas y de que le sirve a las personas estar dentro de un planeta con su naturaleza muerta?
www.arlenedosyalguncamino.blogspot.com

www.mujerpoesia.blogspot.com

Siluz dijo...

Amigos:
Cuando vi la petición por primera vez pensé que solo tomaría semanas recoger mil firmas. Era un asunto tan importante que no me imaginé tantos inconvenientes. Por alguna razón, que aún no entiendo, todavía faltan unas ochenta. Quizás cuando los nietos de nuestros nietos vivan (si pueden) en una isla de cemento, árida y calurosa, nos recriminen cómo dejamos que nuestra isla se convirtiera en eso. Tenemos que cuidar nuestra casa tanto como a los seres que viven en ella.
¡Lo lograremos!

Antigonum Cajan dijo...

Con la nueva "tala" termino obsoleto,
habra que coger medio millon de firmas,
llevarlas al DRN 007, la prensa escrita, oral, y visula... Y continuar,
mirando la construccion de carreteras, y viviendas haciendo lo mismo...Y todos felices i contentos i ahora boicoteando, con el gran miedo que esto causara en los propietarios de los moles y demas...

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Siluz: Yo pensé lo mismo que tú y llevamos desde diciembre y yo con la cantaleta en todas partes y ustedes poniendo avisos. Tengo que concluir con tristeza que somos pocos a quienes interesa al menos dar la batalla para salvar lo que quede. El odio a los árboles prevalece aunque en esta semana se vistan de verde para estar a la moda..ugh.
Pero no podemos claudicar, peor es quedarse callados o criticar a los que intentan hacer algo.

Griselle dijo...

Cuando uno es solidario recibe solidaridad, así que creo que sería una Buena idea, ponerse unas camisetas que digan algo así como: “Ambientalistas unidos en contra de los despidos masivos”, se van para el paro y no recogerán 80 firmas, recogerán miles, eso se los aseguro y de viaje apoyan una causa justa, para más de 30,000 familias en este país el cielo se está poniendo gris, y eso tampoco lo podemos permitir, sea el gobierno que sea, no se puede permitir.

Arlene G. Acevedo

Fabiana dijo...

Lo que los gobiernos no hacen, queda bajo responsabilidad de la gente.

Si esperamos algo de los políticos...

Los felicito por esta decisión.
Un saludo enorme.

Siluz dijo...

Estoy de acuerdo con Griselle cuando dice que si se es solidario se recibe solidaridad.Y de eso no creo que tengamos que quejarnos.
En lo que no estoy de acuerdo es que pensemos que solo se puede defender una causa o de que la nuestra debe ser prioritaria.
Por ejemplo: he oido personas criticando a los que luchan contra el maltrato de animales. Les dicen que por qué pierden el tiempo con animales habiendo tanto niño maltratado o con hambre. Y por lo que veo, se piensa igual de los árboles.
Creo que somos suficientes para que ninguna causa justa quede huérfana. Y si nos ayudamos unos a otros, con más fuerza de la que imaginamos.
Gracias a todos por comentar. Estamos en el mismo bote y si no remamos juntos no llegaremos a ningún sitio.