21 de noviembre de 2010

Leyenda de Mar Chiquita

Como acostumbraba cada mañana, Fini Ana paseaba por la orilla del mar manatiense. Nacida en la costa norte borincana, había vivido en ella desde entonces. No podía imaginar otra existencia lejos de ese litoral. Se identificaba con la mar, por lo general tan pacífica pero que en ocasiones se estrellaba contra las rocas dejando ver su rabia y su potencia. A pesar de que miraba a diario ese paisaje, no dejaba de admirarlo, agradecida de la suerte de tenerlo.
En días como éste, en que el sol le regalaba toda su energía y calor, era imposible no sumergirse entre sus olas. El azul del cielo, reflejado en la claridad de esas aguas, la atraía. Era parte de su vida, esa mar era ella misma. Subió a la roca para zambullirse pero antes de llegar al punto apropiado, resbaló. Sin poder resistir la caída, fue a dar en la poza más honda del área. Experta nadadora, no perdió la fe, pero la fuerza de la corriente era superior a las suyas.
Pidió a la Madre Naturaleza que la protegiera, como había hecho siempre. Y de pronto, tembló la tierra. El sismo provocó que la gran roca se abriera en dos, creando una abertura que dejó entrar una fuerte ola que la arrastró hasta la orilla.
A los pocos días, el mismo torrente que le salvó la vida, fue socavando la tierra, formando una poza donde Fini Ana podía bañarse sin riesgo alguno.  La misma de la que hoy goza la gente de Manatí y pueblos vecinos, convirtiéndose en una de las playas más hermosas de la región.  Fue así que se formó la Mar Chiquita, justo frente a la Cueva de las Golondrinas en la costa norte de la isla de Puerto Rico.
Y de nada de esto nos hubiéramos enterado, si un joven de Manatí, buscando posibles tesoros piratas en la cueva, no descubriera a un viejo moribundo que allí se refugiaba. Entre sus poquísimas pertenencias, encontró un antiguo pergamino donde, en letra apenas legible, se narraba la Leyenda de La Mar Chiquita.
Referencia:

12 comentarios:

Dilman dijo...

Me gusta esta edición y la leyenda que en ella se recoge, agrego el sitio en mi lista de lugares a visitar que disfrutaré más conociendo la leyenda que esconde narrando su origen.
Un abrazo!!!

Siluz dijo...

Que se da pronto esa visita. Por acá te esperamos. Verás que encontrarás también una "costa rica". Un abrazo.

Jeannette dijo...

Ese lugar lo encuentro mágico!! y ahora entiendo el porque.. esa leyenda es muy linda!!

Siluz dijo...

¡Es así, mágico! Es, junto a la de Vega Baja, un "rinconcito de ensoñación", tal como cantaba el Trío Vegabajeño.

Liliana dijo...

Qué lugar precioso!! hermosa leyenda..muchas gracias!!

Siluz dijo...

Gracias a ti por comentar, Liliana.

Hilda Vélez Rodríguez dijo...

Una gran historia.

Josie Maymón dijo...

hola!
si alguien tiene un MP3 de la cancion "Mar Chiquita" grabada por el Trio Vegabajeño, y una imagen de la etiqueta del disco, favor contribuirla al website www.maymon.org, dedicado al compositor Miguel A. Maymón, a quien Los Vegabajeños le grabaron unas cuantas canciones. Don Miguel vivió en Manatí del 1938 al 1959 y conoció a Benito y Fernandito en el Campamento Tortuguero. Tengo una foto del Balneario Mar Chiquita tomada en el 1958 si te interesa. Muchas gracias. Josie

Siluz dijo...

Josie:
Como no tengo esa grabación, paso tu mensaje al fundador del "Diario Vegabajeño". Pienso que él o alguno de sus lectores pueden ayudarnos a conseguirla.

Siluz dijo...

Y una hermosa playa. Gracias, Hilda.

Carmen C Ruefli dijo...

Mi lugar favorito con mi famila ,aunque emigramos a los USA hace mas de 3'decadas,siempre guardamos en nuestra mente el placer de haber hecho de este rincon de la isla.Siempre la visitamos en las ocaciones que podemos vacacionar en nuestra amada patria.

Siluz dijo...

También es de nuestros favoritos. Una playa hermosa con un ambiente acogedor, fácil de llegar y de estacionar y para nosotros, que vivimos en Vega Baja, muy cerca.
Gracias por comentar, Carmen. ¡Qué lindo que no olvides tu tierra!