9 de junio de 2009

Tengo miedo

Al enfrentarnos a un peligro, sea real o imaginario, presente o futuro, individual o colectivo, reaccionamos con mayor o menor intensidad en una forma instintiva.  Esa emoción inevitable ante una amenaza la llamamos miedo y no es exclusiva del ser humano.

Puede ser un mecanismo de defensa y provocar una respuesta rápida y apropiada ante una situación adversa.  Además, no es siempre involuntaria.  A veces la provocamos y lo raro, es que la disfrutamos.  Por eso, hacemos bromas que pueden ser de mal gusto o hasta peligrosas. Nos divierte asustarnos unos a otros, provocarle al otro un grito o un brinco.  Vemos películas de vampiros, de monstruos, diabólicas, de desastres naturales o sobrenaturales.  Mientras más nos asusta, más nos entretiene.  Extraño sentimiento, ¿no?

Hay muchos miedos menores que no afectan nuestra calidad de vida.  Así le tenemos miedo a las cucarachas, a las serpientes, a los truenos. Pero hay otros miedos que sí pueden ser limitantes: miedo a las alturas, a estar encerrado, a la oscuridad. Una persona puede dominar a otra por el miedo, un pueblo puede ser controlado por un régimen de terror. 
En tiempos de crisis como los que vivimos, muchas situaciones pueden hacernos pasar del miedo a la desesperación.  Por eso aumentan las quiebras, los divorcios, las peleas y maltratos, los suicidios. Tenemos miedo a quedarnos sin trabajo, a no poder proteger a nuestros hijos, a no poder pagar las deudas, a perder la casa, a fallarle a nuestra familia. 
Tememos al dentista, a los aviones, al calentamiento global, a los ladrones, a los políticos, a la vejez, a las malas noticias, al que dirán, al infierno, a los terremotos, al cáncer, al ridículo, a sufrir, a arriesgarnos.  Decía Paulo Coelho que "solo una cosa vuelve a un sueño imposible: el miedo a fracasar". 
"Es el tiempo del miedo"asegura Eduardo Galeano.  Y añade: Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo. Miedo a los ladrones, miedo a la policía. Miedo a la puerta sin cerradura, al tiempo sin relojes, al niño sin televisión, miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar. Miedo a la multitud, miedo a la soledad, miedo a lo que fue y a lo que puede ser, miedo de morir, miedo de vivir". (Patas arriba. La escuela del mundo al revés) 
Quise hablar del miedo.  Porque le tengo miedo a mi miedo… y al tuyo.  
Temo que alguien  lo dijo mejor que yo.




Miedo


Miedo de ver una patrulla policial detenerse frente a la casa.
Miedo de quedarme dormido durante la noche.
Miedo de no poder dormir.
Miedo de que el pasado regrese.
Miedo de que el presente tome vuelo.
Miedo del teléfono que suena en el silencio de la noche muerta.
Miedo a las tormentas eléctricas.
Miedo de la mujer de servicio que tiene una cicatriz en la mejilla.
Miedo a los perros aunque me digan que no muerden.
¡Miedo a la ansiedad!
Miedo a tener que identificar el cuerpo de un amigo muerto.
Miedo de quedarme sin dinero.
Miedo de tener mucho, aunque sea difícil de creer.
Miedo a los perfiles psicológicos.
Miedo a llegar tarde y de llegar antes que cualquiera.
Miedo a ver la escritura de mis hijos en la cubierta de un sobre.
Miedo a verlos morir antes que yo, y me sienta culpable.
Miedo a tener que vivir con mi madre durante su vejez, y la mía.
Miedo a la confusión.
Miedo a que este día termine con una nota triste.
Miedo a despertarme y ver que te has ido.
Miedo a no amar y miedo a no amar demasiado.
Miedo a que lo que ame sea letal para aquellos que amo.
Miedo a la muerte.
Miedo a vivir demasiado tiempo.
Miedo a la muerte.
Ya dije eso.


Raymond Carver
 (1939-1988)

20 comentarios:

Prometeo dijo...

Me gustó esa parte de la entrada uqe dice que podemos controlar el miedo pero no suprimirlo. Ami me ayuda el pensar que el miedo es otra emoción más. Al igual que la alegría no es duradera sin embargo no la rechazamos cuando llega así es el miedo es pasajero y durara mientras permanezaca la situación que lo despertó. Puedo sentirlo lo que no debo hacer es guardarlo.

Gracias por la entrada Siluz. Soy uno de los que le llegó la carta de cesantía del gobierno a pesar de ser maestro y sentí miedo cuando la recibí. Pero seguiré hacia adelante a pesar del miedo.

Adelante y éxito.

Elco Lao dijo...

Tengo miedo. La tarde es gris y la tristeza
del cielo se abre como una boca de muerto.
Tiene mi corazón un llanto de princesa
olvidada en el fondo de un palacio desierto.

Tengo miedo -Y me siento tan cansado y pequeño
que reflojo la tarde sin meditar en ella.
(En mi cabeza enferma no ha de caber un sueño
así como en el cielo no ha cabido una estrella.)

Sin embargo en mis ojos una pregunta existe
y hay un grito en mi boca que mi boca no grita.
¡No hay oído en la tierra que oiga mi queja triste
abandonada en medio de la tierra infinita!

Se muere el universo de una calma agonía
sin la fiesta del Sol o el crepúsculo verde.
Agoniza Saturno como una pena mía,
la Tierra es una fruta negra que el cielo muerde.

Y por la vastedad del vacío van ciegas
las nubes de la tarde, como barcas perdidas
que escondieran estrellas rotas en sus bodegas.

Y la muerte del mundo cae sobre mi vida.

(Poema: Tengo Miedo, de Pablo Neruda)

Anónimo dijo...

El miedo es uno de las dos emociones que gobiernan al mundo. El otro es la culpa.

Siluz dijo...

Prometeo:
No podemos evitar el miedo, es una reacción humana natural. Ni avergonzarnos por sentirlo.
Que puedas seguir adelante, a pesar del miedo y de este gobierno que se empeña en hacer nos más difícil el camino.

Elco:
¡Hermoso comentario! Nada menos que de la mano de Neruda. Gracias.

Anónimo:
Siento que no hayas dejado un nombre. Tienes razón. ¡Cuántas almas son dominadas por la culpa del pecado y el miedo al infierno!

Fabiana dijo...

Vivimos rodeados de miedos. A veces y ante lo cotidiano no nos damos cuenta. Otras veces (como vos decís) buscamos el miedo.

Dicen que el miendo no es tonto... Y coincido.

Besitos y buen fin de semana.

©Claudia Isabel dijo...

yo también tengo miedo, muchos miedos, quizás más de los que puedo llegar a admitir. El miedo es normal, lo que no debemos permitir es que nos paralice, que no nos permita vivir y nos mantenga encerrados dentro de nosotros mismos...
Un abrazo inmenso y Feliz día!!!

Siluz dijo...

Fabiana y Claudia:
Así es: miedos propios y ajenos, por instinto o aprendidos. Muchas veces, una defensa. No es tonto protegernos cuando nos sentimos amenazados pero si sería tonto no arriesgarnos por el miedo a fracasar.
Sigamos adelante, con todo y nuestros miedos.
Un abrazo a cada una.

agutierret dijo...

Hola


te invito a que pases por este nuevo blog dedicado a la educación de niños y/o persnas con sordera.

Espero que lo visites y dejes tu comentario, también puede votar en la encuesta..
Gracias

Blanca dijo...

El miedo no siempre es malo, incluso nos aleja de peligros. Cuando somos niños, no medimos el peligro porque vivimos sin miedos, por eso los cuidados de las personas mayores son tan necesarios, el deseo de investigar y satisfacer la curiosidad es mas fuerte y en muchos casos tiene consecuencias tragicas. Generalmente los miedos nacen de las experiencias feas: las primeras caidas, los golpes, los gritos, nos predisponen a sentir la necesidad de alejarnos de cosas o situaciones y ahi nos llega el miedo. Lo importante es que el miedo no nos supere, que solo nos alerte, nos prepare para lo que viene. Y ya dejo de escribir que ya me dio miedo de cantinflear. Excelente este articulo. Gracias manita Carmen (tranquilo_amanecer)

biki dijo...

Desde muy chica siempre tuve miedo,viviamos en una casa muy grande y de noche sentia miedo,a la oscuridad,al no poder vigilar toda la casa,la veia mas grande de lo que era,pq no podia controlarla toda.

Por eso para "cuidar" a mi familia,me quedaba toda la noche despierta y miraba cada tanto por la ventana para ver si entraba alguien.
De ahi surge mi insomnio...
soy un desastre no?jaja

LLegue a tenerle miedo a las moscas!!! aparte de las arañas,cucarachas o cualquier insecto que se me acercara jaja.

Cuando tuve a mi ,primer hijo
lamentablemente le transmiti sin querer el miedo a los insectos.
Por suerte reaccione y trataba de no decir nada delante de el,
para que viera que ese minusculo insecto no le podia hacer nada.
Porque cuando uno entra en panico,imagina q ese insecto es mas grande que uno.

A medida que pasaron los años,
algunos miedos desaparecieron,pero comenzaron otros,por ejemplo miedo a la inseguridad que hay en las calles,uno no deja de pensar que le puede pasar algo a alguien cercano.Y piensa en sus hijos,en los horarios que tienen,que salen y vuelven tarde.No descanso hasta que ellos llegan.

Tambien le tengo miedo a la muerte y a la soledad.
La muerte es inevitable.
Y cuando me enfrente en algun momento a la soledad,al principio me hacia sentir mal,despues me hice amiga de ella.

El miedo a la muerte surgio despues de la muerte de un ser muy querido para mi,era la primera vez que perdia a alguien tan cercano.
Es cuando te moviliza,cuando te das cuenta que tambien te puede pasar.

Uno entra en panico y en aquel momento,volvi hacer lo que hacia en mi casa,controlar a mi familia.
Tenia que saber que todos estaban bien,que dormian tranquilos.
La verdad,no es nada agradable sentir miedo.

Se me fue la mano Siluz,perdon jaja
Me puse a escribir y tendria mucho mas para contar,pq se que soy una persona muy miedosa.Se tambien que no es sano ser asi,pero es muy dificil para mi,se sufre mucho.

Me gusto lo que publicaste
Besos
Biki

Siluz dijo...

Carmen:
Es cierto, las experiencias de la niñez pueden dejarnos miedos para toda la vida. No es fácil pero sí necesario, controlarlos para que no nos dominen.
Gracias, manita, por la visita, por siempre leer y comentar. Un beso.

Biki:
Me encanta que "se te vaya la mano" al comentar. Es un tema que da para mucho, hasta para otra entrada. Cada uno de nosotros tiene sus propios temores y diferentes razones para sentirlos. Pero de una manera u otra, sentimos lo mismo. Somos tan iguales, quizás porque a la larga, solo somos humanos. Un beso.

Hilda dijo...

Que coincidencia. Estuve unos días sin visitarte, mientras tanto pensaba en lo que me pediste escribiera. Hoy busco los requisitos de tu petición para atemperar mi escrito con lo pedido y me encuentro que tu tema del miedo. Lo que pasa es que lo que escribí también habla del miedo. Mis miedos. A veces me pasa eso de las coincidencias y llegúe inclusive a temerlas.
Además tu trabajo provocó un saludable intercambio de ideas. El poema que incluyes está genial, me encanta, que así lo sepa el autor.

Un beso muy grande
Hilda.

Siluz dijo...

Qué bien, Hilda. Espero leer pronto ese escrito. El miedo es parte de nuestra naturaleza humana y todos tenemos algo que decir. Lo sorprendente es que tengamos los mismos sentimientos y podamos expresarlos de forma distinta.
Creo que seguiremos coincidiendo. Un abrazo, amiga.

Anónimo dijo...

solo es un poco de miedo ... que es mejor compartir con la persona adecuada, en mi caso con un terapeuta.
Durante años padecí en silencio mis temores porque miembros de mi familia me provocaban otros temores nuevos en cuanto daba a conocer lo que sentía y me llevaban a tener ataques, lo que les provocaba nuevas risas y así hasta que han conseguido que no les quiera ni ver.
He deducido que hay un miedo natural, que nos protege, y otro inducido que nos hace bastante daño.
Biki yo tambien pase miedo en el caserón y conozco la necesidad del control.
Gracias a todos por las palabras de aliento.

QUIERO QUERER dijo...

MI PRINCIPAL MIEDO ES AL REGAÑO DE LA GENTE, NO TEMO QUEDARME SOLO, A NO TENER DINERO, A ENFERMARME (CREO QUE NUNCA ME VA A PASAR),PERO A QUE ME REGAÑEN O ESTAR EN UNA SITUACION DE DESAPROBACION ESO ES LO QUE EVITO DE MUCHAS FORMAS, INCLUSO DE ALGUNAS QUE NI CUENTA ME DOY.

Siluz dijo...

Creo que ese miedo a ser regañado es más bien a ser rechazado, a hacer el ridículo,a que se rían de ti. Y es normal, en cierta medida. A nadie le gusta que lo regañen, mucho menos sin razón. Pero entiendo que da coraje, rabia, no miedo. Analiza porqué te da miedo..¿será que te sientes inseguro de ti mismo? Me está curioso tu nick. QUIERO QUERER hacer las cosas bien. ¡Espero que así sea! Que el miedo no te lo impida.

Anónimo dijo...

El miedo, es tratar de protegernos del dolor antes de un suceso.

Anónimo dijo...

tengo miedo y siento la necesidad de hablar de mi miedo. tuve una mala experiencia y tengo miedo al sexo. a todo: a que me dejen despues de tener sexo, a no hacerlo bien, a no disfrutar...

CrazyGirl dijo...

El miedo solo es la reacción inteligente a lo desconocido, pero a veces, le tememos mas a algo que sabemos bien lo que es, y es posible, porque ya que sabemos como es, entendemos el peligro. Yo le temo, le temo a amar a alguien tanto que sus palabras me afecten

Siluz dijo...

Todos tenemos miedo, unos más que otros, pero de alguna forma tenemos que dominarlo para que no nos domine. No podemos vivir anclados en miedos pasados, que ya no pueden remediarse, ni preocupados por miedos futuros que quizás nunca lleguemos a vivir. Somos humanos, no superhéroes, cuando lo sintamos, reconozcamos que es normal y tratemos de vencerlo, luchemos a pesar de sentirlo, sigamos hacia adelante.