16 de enero de 2012

Sueño con no tener que soñar...


"Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas" (MLK)


Yo tengo un sueño
Martin Luther King
(última parte de un discurso dicho en la escalinata del monumento a Abraham Lincoln en Washington, D.C. el 28 de agosto de 1963) 


No nos deleitemos en el valle de la desesperación. Les digo a ustedes hoy, mis amigos, que pese a todas las dificultades y frustraciones del momento, yo todavía tengo un sueño. Es un sueño arraigado profundamente en el sueño americano.
Yo tengo un sueño que un día esta nación se elevará y vivirá el verdadero significado de su credo, creemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales.
Yo tengo un sueño que un día en las coloradas colinas de Georgia los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad.
Yo tengo un sueño que un día incluso el estado de Missisipi, un estado desierto, sofocado por el calor de la injusticia y la opresión, será transformado en un oasis de libertad y justicia.
Yo tengo un sueño que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su carácter.
¡Yo tengo un sueño hoy! Yo tengo un sueño que un día, allá en Alabama, con sus racistas despiadados, con un gobernador cuyos labios gotean con las palabras de la interposición y la anulación; un día allí mismo en Alabama pequeños niños negros y pequeñas niñas negras serán capaces de unir sus manos con pequeños niños blancos y niñas blancas como hermanos y hermanas.
¡Yo tengo un sueño hoy!
Yo tengo un sueño que un día cada valle será exaltado, cada colina y montaña será bajada, los sitios escarpados serán aplanados y los sitios sinuosos serán enderezados, y que la gloria del Señor será revelada, y toda la carne la verá al unísono.
Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la que regresaré al sur. Con esta fe seremos capaces de esculpir de la montaña de la desesperación una piedra de esperanza.
Con esta fe seremos capaces de transformar las discordancias de nuestra nación en una hermosa sinfonía de hermandad. Con esta fe seremos capaces de trabajar juntos, de rezar juntos, de luchar juntos, de ir a prisión juntos, de luchar por nuestra libertad juntos, con la certeza de que un día seremos libres.
Este será el día, este será el día en que todos los niños de Dios serán capaces de cantar con un nuevo significado: "Mi país, dulce tierra de libertad, sobre ti canto. Tierra donde mis padres murieron, tierra del orgullo del peregrino, desde cada ladera, dejen resonar la libertad". Y si Estados Unidos va a convertirse en una gran nación, esto debe convertirse en realidad.
Entonces dejen resonar la libertad desde las prodigiosas cumbres de Nueva Hampshire. Dejen resonar la libertad desde las grandes montañas de Nueva York. Dejen resonar la libertad desde los Alleghenies de Pennsylvania! Dejen resonar la libertad desde los picos nevados de Colorado. Dejen resonar la libertad desde los curvados picos de California. Dejen resonar la libertad desde las montañas de piedra de Georgia. Dejen resonar la libertad de la montaña Lookout de Tennessee. Dejen resonar la libertad desde cada colina y cada topera de Mississippi, desde cada ladera, dejen resonar la libertad!
Y cuando esto ocurra, cuando dejemos resonar la libertad, cuando la dejemos resonar desde cada pueblo y cada caserío, desde cada estado y cada ciudad, seremos capaces de apresurar la llegada de ese día cuando todos los hijos de Dios, hombres negros y hombres blancos, judíos y gentiles, protestantes y católicos, serán capaces de unir sus manos y cantar las palabras de un viejo espiritual negro: "¡Por fin somos libres! ¡Por fin somos libres! Gracias a Dios todopoderoso, ¡por fin somos libres!"



Otras frases:


"Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol".

"La oscuridad no puede deshacer la oscuridad; únicamente la luz puede hacerlo. El odio nunca puede terminar el odio; únicamente el amor puede hacerlo".

"Tu verdad aumentará en la medida que sepas escuchar la verdad de los otros".

"Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano".

"No importa cuánto se viva sino cómo se vive, si se vive bien y se muere joven, se puede haber contribuido más que una persona hasta los ochenta años preocupada solo de sí misma".

"Nada que un hombre haga lo envilece más que el permitirse caer tan bajo como para odiar a alguien".

"Todo trabajo que enaltece la humanidad tiene dignidad e importancia y debe emprenderse con excelencia esmerada".


"Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda".


"Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos".



"La injusticia en cualquier lugar es una amenaza en todos lados".


"La libertad nunca es dada voluntariamente por el opresor: debe ser demandada por el oprimido". 


"Ahora estoy convencido de que el método más sencillo resultará ser el más efectivo - la solución a la pobreza es abolirla directamente por una medida ampliamente discutida: los ingresos garantizados".


"Llega la hora en que el silencio es traición. Ha llegado la hora en que incluso cuando presionados por las demandas de verdad interior, los hombres no asumen la tarea de oponerse la política de su gobierno, sobre todo en tiempos de guerra. Sabía que no podría volver a alzar mi voz de nuevo por los oprimidos en los guettos si no hablaba primero del mayor generador de violencia en el mundo hoy: mi propio gobierno".



"Nada se olvida más despacio que una ofensa; y nada más rápido que un favor".

"Siempre es el momento apropiado para hacer lo que es correcto".

"La violencia no es el remedio, tenemos que hacer frente al odio con el amor".

"El brazo del universo moral es largo, pero se dobla hacia la justicia".

"Da el primer paso con fe. No tienes por que ver toda la escalera. Basta con que subas el primer peldaño".

"A través de la violencia puedes matar al que odias, pero no puedes matar el odio".

"Guardarme de la violencia, ya se exprese mediante la lengua, el puño o el corazón".



"Una nación que gasta más dinero en armamento militar que en programas sociales se acerca a la muerte espiritual".

"Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir".


"Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos".

4 comentarios:

Hilda dijo...

Gracias por publicarlo. Nunca me canso de leerlo.

Siluz dijo...

Gracias a ti por leer y dejar tu comentario. Sus palabras no pierden vigencia. Ojalá un día no fuera necesario soñar.

Rocío dijo...

♥ Gracias por compartirlo...
Ese sueño que muchos compartimos... y tambien queremos dejar de soñar para VIVIRLO.

Siluz dijo...

Cierto, Rocio. ¿Se hará realidad algún día?