21 de septiembre de 2010

Monumento al Trío Vegabajeño

Hace pocos días recibí una carta de Emma Catanzaro, nieta de Fernandito Álvarez, (en la foto con su abuelo en una visita que él le hiciera en el 2008) preguntándome sobre el estado actual del Monumento al Trío Vegabajeño.
Un tío le había informado que el mismo había sido vandalizado. Buscando en Internet encontró mi entrada sobe el Trío Vegabajeño en este blog y se comunicó para que le informara.
Sentí vergüenza al tener que describirle el estado actual del Monumento. Vergüenza ajena y personal, porque aunque bien entiendo que la administración municipal no le ha dado la debida protección y mantenimiento, los vegabajeños no hemos hecho nada para exigirlo.
El Monumento al Trío Vegabajeño se inauguró el 26 de octubre de 1996 y fue levantado en el parquecito al borde de la avenida que entra y sale del expreso De Diego. Tanto la avenida como el Parque llevan el nombre “Trío Vegabajeño”. Según la dedicatoria del entonces alcalde, Luis E. Meléndez Cano, se erigió en honor y reconocimiento al Trío Vegabajeño como un “constante homenaje de un pueblo agradecido que le expresa a su trío más querido, su perenne y profunda admiración”.
Durante el 1997, se utilizó la imagen del monumento y el parque para la tarjeta con la que la Administración Municipal felicitaba a los compueblanos en su cumpleaños. En la misma se afirma que “Vega Baja es un pueblo agradecido que a todos los integrantes de Trío les rinde tributo, les enaltece y les honra con un eterno abrazo cultural.
Es una verdadera pena que catorce años después, el Monumento haya dejado de ser "un rinconcito de ensoñación" donde se celebraban actividades culturales (recuerdo en especial las Noches de Trío.) y se haya convertido en un rincón olvidado. La mayoría de las tarjas desaparecieron, está sucio, falto de pintura y cuidado.  No solo luce abandonado sino hasta peligroso.

 Es irónico y absurdo que se piense en gastar más de medio millón de dólares en estatuas de animales marinos, sirenas y otras estructuras en la playa que nada tienen que ver con nuestra identidad y que no la exaltan como el tema de nuestro querido trío. Considero un deber de todos y cada uno de nosotros, exigir que el Monumento al Trío Vegabajeño sea devuelto a su sitial y cumpla con el propósito con el que se construyó.. Demostremos que "somos los vegabajeños" un pueblo agradecido que se emociona al escuchar : “La playa de Vega Baja y la Mar Chiquita son rinconcitos de ensoñación..." y que proclama con orgullo “Yo soy de Vega Baja.”


Gracias, Emma, por las fotos de tu abuelo.  Espero en un futuro no lejano, darte mejores noticias.

3 comentarios:

Luis Carlos Bustamante Arias dijo...

Que buena nota. Aunque apenas la leo (ojalá el sitio haya sido recuperado), es triste que se descuide un patrimonio nacional cualquiera que sea el País. La exquisita y hermosa música del Trio Begabajeño es perenne. Estoy de acuerdo, hay que recuperar esas cosas bellas de nuestra linda América

Angie Rivera dijo...

Hace varios años, fui con mis hijas a visitar el parque, ya que su papa, Nacho Carrasquillo, fue integrante del Trio Vegabajeño, y varias de las tarjas habian desaparecido, y el parque se encontraba en pésimas condiciones. Salimos muy tristes viendo las condiciones en que se encontraba. Ellas querian enviarle las fotos a su papa, quien aun vive y reside en Chicago.

Luis Tanamario dijo...

Yo hice el mismo señalamiento al Diario Vegabajeño como diez años atrás, pero me informaron que alguien había inspeccionado el sitio y que todo estaba bien. Ahora, temo que el monumento ha caído en el abandono otra vez.

Sugerí una vez, y vuelvo a sugerir, que el monumento sea trasladado a un lugar cerca de la carretera número dos, para que así los vándalos no tengan la oportunidad continua de robar tarjas y hacer otros desmanes. Al cabo, el monumento y su plaza están cerca de un monte en donde seguramente se congregan los elementos marginados de la población, especialmente de noche. Estoy consciente de que el traslado costaría dinero, pero a la larga el mantenimiento del sitio costaría menos dinero. Al final, se puede formar una organización cívica para costear el traslado, con el acuerdo de que el municipio se haga cargo del mantenimiento posterior. Si Bayamón erigió un monumento a Davilita en un sitio seguro, ¿porqué Vega Baja no puede tomar cartas en el asunto para perpetuar la memoria del Trío Vegabajeño?