8 de octubre de 2009

nanas de hoy para hombres y mujeres de mañana


A Germán, Mía y Nahuel... y los que llegarán
Todavía puedo oír la voz de mi madre cantando nanas. Las aprendí sin darme cuenta. Las repito sin nunca haberme propuesto aprenderlas. Como recuerdo algunos tangos, y esas viejas canciones de tríos y bohemias.
Había nanas religiosas, que hacían referencias a Jesús, su Madre María, ángeles.
A dormir llama el cucú… cucú
y la Virgen ya durmió al buen Jesús...
A la nanita, nana, nanita ea
mi Jesús tiene sueño, bendito sea, bendito sea..."
"Duérmete que la Virgen con sus querubes
velando está tu sueño desde las nubes..."
Otras que hacen referencia a la naturaleza, al cielo, a flora y fauna.
Se enojó la luna, se enojó el lucero
porque este niñito peleó con el sueño."
Duérmete niñito, para que la luna
te traiga un dorado racimo de uvas."
Otras que hablaban de personajes infantiles, muñecos, hadas.

Todos tus juguetes están durmiéndose ya,
hasta Mickey Mouse 
junto al Pato Donald se durmió.
Popeye, el marino, frente a tu cunita duerme..."
Otras amenazantes y algunas aterradoras.
La loba, la loba vendrá por aquí
si es que este niño no quiere dormir...
No le tengas miedo.. al cuco infernal, 
mira que ya es tarde, duérmete..


Y aprendí nuevas. 
Cada una más hermosa que la otra. Cada una con más sentido y compromiso que la otra. Descubrí que no basta cantar “duérmete nene”. Podemos transmitir el sentimiento de pertenencia, de lucha, de compromiso, de unidad, desde la cuna. A nuestros niños no les serán ajenas las palabras: libertad, solidaridad, responsabilidad, compromiso, unidad, justicia, amor.

Duerme negrito ( Atahualpa Yupanqui)


Duerme, duerme negrito,


que tu mama está en el campo, negrito...
Duerme, duerme negrito,
que tu mama está en el campo, negrito...

Te va a traer codornices para ti,
te va a traer rica fruta para ti,
te va a traer carne de cerdo para ti.
te va a traer muchas cosas para ti.
Y si negro no se duerme,
viene diablo blanco
y ¡zas! le come la patita,
¡chacapumba, chacapún…!
Duerme, duerme negrito,
que tu mama está en el campo, negrito...
Trabajando,
trabajando duramente, trabajando sí,
trabajando y no le pagan, trabajando sí,
trabajando y va tosiendo, trabajando sí,
trabajando y va de luto, trabajando sí,
pa'l negrito chiquitito, trabajando sí,
pa'l negrito chiquitito, trabajando sí,
no le pagan sí, va tosiendo sí
va de luto sí, duramente sí.
Duerme, duerme negrito,
que tu mama está en el campo, negrito...



Nana del Che
(Luis Pastor)
Despierta mi niño, que viene Guevara



los ojos ardientes, florida la barba.
Despierta mi niño, que ya llega el Che
dicen que es muy malo, yo no sé por qué.
Despierta mi niño, que se acerca Ernesto
gritando a los pobres: este mundo es nuestro.
Despierta mi niño, que está con nosotros
un pastor del pueblo que espanta los lobos.
Duérmete mi niño, que es mejor no ver
lo que aquellos lobos han hecho con él.



Nanas de la cebolla
(Miguel Hernández - Dedicadas a su hijo, a raíz de recibir una carta de su mujer, en la que le decía que no comía más que pan: y cebolla) 




 .La cebolla es escarcha, cerrada y pobre.
Escarcha de tus días y de mis noches.
Hambre y cebolla, hielo negro y escarcha
grande y redonda.
En la cuna del hambre mi niño estaba.
Con sangre de cebolla se amamantaba.
Pero tu sangre, escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.
Una mujer morena resuelta en luna
se derrama hilo a hilo sobre la cuna.
Ríete, niño, que te traigo la luna
cuando es preciso.
Alondra de mi casa, ríete mucho.
Es tu risa en tus ojos la luz del mundo.
Ríete tanto que mi alma al oírte
bata el espacio.
Tu risa me hace libre, me pone alas.
Soledades me quita, cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios relampaguea.
Es tu risa la espada más victoriosa,
vencedor de las flores y las alondras
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos y de mi amor.
La carne aleteante, súbito el párpado,
el vivir como nunca coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea, desde tu cuerpo!
Desperté de ser niño: nunca despiertes.
Triste llevo la boca: ríete siempre.
Siempre en la cuna, defendiendo la risa
pluma por pluma.
Ser de vuelo tan alto, tan extendido,
que tu carne es el cielo recién nacido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen de tu carrera!
Al octavo mes ríes con cinco azahares.
Con cinco diminutas ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines adolescentes.
Frontera de los besos serán mañana,
cuando en la dentadura sientas un arma.
Sientas un fuego correr dientes abajo
buscando el centro.
Vuela niño en la doble luna del pecho:
él, triste de cebolla, tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa ni lo que ocurre.

Canción de cuna
(Juan Antonio Corretjer- 1937 - Escrita en da cárcel La Princesa y publicada bajo el seudónimo de E. Montes)

Duérmete ,mi niñito, que viene Winship
viene con carabinas, viene con rifles.
Duérmete, mi niñito, que viene Orbeta
con ametralladoras, con escopetas.
Pero no tengas miedo porque a tu lado
tu madre que no teme te está cantando.
Te está cantando amores de borinqueña
para luego lactarte de independencia.
Pero no tengas miedo que Beauchamp vela
y vela Hiram Rosado; los héroes velan.
¿No sabes, mi niñito, que en los cuarteles
llorando están de miedo los coroneles?
¿No sabes que en Palacio ,como un cualquiera
un general se muere de tembladeras?
¿No sabes que una aurora, cuando despiertes,
ya no habrá generales ni coroneles?
¿Que en una noche solo como el rocío
se caerá fatalmente el imperialismo?
Duerme mi niño lindo, cuando despiertes
agarra las banderas y los machetes.

8 comentarios:

Hilda dijo...

Siluz: Hermosas las nanas, tanto que me gustaría escucharlas, aprenderlas y tener nietos a quien cantarlas. ¡Que dicha será ser abuela? A los mios les cante romaces viejos, los mismos que me cantaron y nanas que inventé. Estoy escribiendo un libro de cuentos para cuando tenga una nieta o un nieto, para que me sirvan de memoria.
Un abrazo
Hilda

Siluz dijo...

Las nanas son un ejemplo de la tradición oral. La mayoría de nosotros las escuchó de sus padres y abuelos y las pasamos a nuestros hijos y nietos.
Estoy segura que ese libro de cuentos será un tesoro para ese niñito o niñita que te llamará abuela.
Gracias por comentar, Hilda. Un abrazo.

Siluz dijo...

Hilda, qué buena idea me diste.
Busqué algunas de las nanas para publicarlas.
A ver si encuentro más.
Un beso.

Prometeo dijo...

Yo recuerdo que mam me cantaba una del niño de gengibre. Era una canción larga. mis hermanas se recuerdan también de esa nana. NO sabía que alguien se había inspirado en el Che para componer una nana. Aprendí algo nuevo hoy.

Adelante y éxito.

Siluz dijo...

A mí me encantó cuando la descubrí. No sé cual será la que mencionas. La única que recuerdo es una que decía:
"soy el niño de jengibre
en los labios tengo miel
en los ojos tengo pasas
y con ellos puedo ver.."
Gracias por la visita, Prometeo.

Fabiana dijo...

¿Quién no recuerda alguna nana de su niñez?

Me has traído un enorme recuerdo con "Duerme negrito". Esa camción estuvo prohibida en épocas del gobierno militar. Comencé a escucharla de adolescente cantada por Jairo y luego por nuestra querida Mercedes Sosa.

Gracias por citarlo.
Besos.

maria dijo...

Me encantaria ser abuela,no solo para cantarles una nana,tambien para disfrutar de ellos.
Muy lindo todo lo que publicaste,
hasta cante Duerme,duerme negrito...
Ya nacio tu nieto argentino?
Besos!!
Biki

Siluz dijo...

Fabiana:
Duerme negrito es preciosa. Se la cantaba a mis hijos y ya ellos se las cantan a los suyos. La versión de Mercedes Sosa es inigualable. No recuerdo haber escuchado la de Jairo pero voy a buscarla.

Biki:
Me hubiera gustado escucharte cantando. Quizás un día lo hagas en la sala, ¿qué tal?
Como ya sabes, mi nieto nació ayer. Espero no tardar demasiado en poder dormirlo con estas nanas.

Besos para ambas. Gracias por siempre visitarme y comentar.