13 de marzo de 2009

Para reír un viernes 13

Después de haber sido despertada por la policía multando carros en la calle, la retención de mi tarjeta ATH por un cajero automático y un aviso del banco de que alguien estaba haciendo transacciones no autorizadas con ella,, tras escuchar las noticias de que miles de empleados públicos pueden ser despedidos, espantarme de las masacres que se han convertido en pan nuestro de cada día, hartarme del juicio de Aníbal Acevedo que sigue cayendo en lo ridículo, seguir esperando que literalmente haya un boricua en la luna y votar para salvar a la candidata de Vega Baja amenazada en Objetivo Fama me preparo para sonreírle a este viernes 13 que hay que soportar por 24 horas.

Decía una canción de Rubén Blades:
“Déjenme reír para no llorar
Déjenme cantar que así las penas no duelen tanto…”

Por lo que preferí compartir varios chistes que algunos amigos me habían enviado. Si no eres puertorriqueño, estoy segura que solo tienes que cambiar los personajes y aplicará a tu país. Todos padecemos los mismos males…


APRENDE A LLAMAR A LA POLICIA EN PUERTO RICO
Tengo el sueño muy liviano, y en una de esas noches, noté que había alguien andando por el jardín de la casa. Me levanté en silencio y me quedé siguiendo los leves ruidos que venían de afuera, hasta ver una silueta pasando por la ventana del baño. Como mi casa es muy segura, con rejas en las ventanas y trancas internas en las puertas, no me asusté demasiado, pero tampoco iba a quedarme contemplando al ladrón ni esperar a que lograra entrar. Llamé a la policía e informé la situación y di mi dirección. Me preguntaron si el ladrón estaba armado; de qué calibre era el arma, si estaba solo, si ya estaba dentro de la casa, etc. Aclaré que no sabía. Me dijeron que no había ningún patrullero para ayudar, pero que iban a mandar a alguien en el momento que fuera posible. ¡¡¡Que si pasaba algo, volviera a llamar!!!
Un minuto después llamé otra vez y dije con voz calmada:
—Hola, hace un rato llamé porque había alguien en mi jardín. No hay necesidad de que se apuren. Yo ya maté al tipo con un tiro de escopeta calibre 12, que tengo guardada para estas situaciones. Y el tiro se lo pegué en la cabeza... le volé la tapa y ahora sus sesos están regados por el jardín...
Pasados menos de tres minutos, había en mi calle cinco patrulleros de la Policía Municipal; un helicóptero de la FURA ; una unidad de bomberos, una ambulancia de la Unidad de Rescate, 2 patrullas de la Policía Estatal, un equipo de reporteros de Televisión; fotógrafos y un grupo de los derechos humanos, que no se perderían esto por nada del mundo. Ellos agarraron al ladrón in fraganti, quien estaba mirando todo con cara de asombro. Tal vez el ladrón pensó que se había metido en la casa del Jefe de Policía. En medio del tumulto, un Oficial se aproximó y me dijo:
—Creí que había dicho que había matado al ladrón.
Y yo le contesté:
—Creí que me habían dicho que no había nadie disponible.

ENTRE MÉDICOS
Un médico danés comenta:

—La medicina en Dinamarca está tan avanzada que nosotros le quitamos un testículo a una persona, se lo ponemos a otra y en seis semanas ya está buscando trabajo.
Un médico alemán comenta:
—Eso no es nada, en Alemania le sacamos parte del cerebro a una persona, lo ponemos en otra, y en cuatro semanas ya está buscando trabajo.
Un médico ruso comenta:
—Eso tampoco es nada, en Rusia la medicina esta tan avanzada que le sacamos la mitad del corazón a una persona se la ponemos a otra y en dos semanas, ambas están buscando trabajo.
A lo que el médico PUERTORRIQUENO responde:
—Nada que ver, ¡todos ustedes están muy atrasados! Fíjense que nosotros en PUERTO RICO, agarramos a una persona sin cerebro, sin corazón y sin huevos, lo pusimos de GOBERNADOR y ahora ¡¡¡todo el país está buscando trabajo!!!

ATEOS
Un reciente estudio estadístico ha reflejado un hecho alarmante: el 95% de los políticos de Puerto Rico se declaran ateos.
Tras un análisis detallado de la muestra se ha llegado a descubrir la causa:
Les resulta imposible creer que después de esta vida pueda existir otra mejor.


RELOJES
Lucé Vela, (esposa de Luis Fortuño, gobernador de Puerto Rico) después de fallecer fue al cielo y se encontró con San Pedro. Muy curiosa viendo los relojes en la pared le preguntó:

—¿Para qué son todos esos relojes, Peter?
Y él le contestó:
—Pues verás, cada uno de ellos es una persona que vivió en la tierra y cada vuelta de las manecillas son las mentiras que pronunció en su vida, por ejemplo, ¿Ves ese de allá?
—Sí —contesta ella.
—Pues, ese le perteneció a Jorge Washington y sólo dio una vuelta, eso quiere decir que pronunció una sola mentira en su vida.
—¿Y aquel que está allá? ¿De quién es? —pregunta Lucé.
Y San Pedro le contesta:
—Ese fue de Teresa de Calcuta y nunca dio una sola vuelta.
Entonces, muy entusiasmada Lucé pregunta:
—Y por casualidad, ¿No has visto el de mi esposo Luisito?
—Sí, contesta San Pedro, ese lo tiene Jesús en su oficina como abanico.

LA PREGUNTA
Contesta con TODA sinceridad...
Se trata de una situación imaginaria, pero debes decidir que harías...
Estas en el área de Piñones, en plenas inundaciones en medio del caos de una época de huracanes intensos.Eres un fotógrafo que trabajas para Univisión y estás dentro de la debacle sacando las fotos más impactantes. De repente, ves al gobernador Fortuño, ahogándose, luchando desesperado para no ser arrastrado por la corriente de agua, lodo y piedras. De pronto se lo empieza a llevar el torrente y tú tienes la oportunidad de ayudarlo o de sacar una fotografía ganadora del premio Pulitzer que daría la vuelta al mundo al mostrar la muerte de un gobernador.
Ahora, la Pregunta:
¿La revelarías a color o en blanco y negro???

4 comentarios:

Gamar dijo...

La verdad es que cualquiera podría decir que los chistes están hechos para este país.
Muy buenos.
Espero que tu racha de mala suerte termine
Besos.

Siluz dijo...

¿Será que nuestros gobiernos compiten por ser el más corrupto o menos eficaz? Tendríamos que declarar un empate entre muchos.
Gracias por tus buenos deseos. Ya parece que pasó.. cruzo los dedos.

Fabiana dijo...

Ay Siluz, conozco casi todos. Ojalá algún día podamos encontrar mejores cosas en común.
El primero, lo recibí por mail hace poquito tiempo. Y es tal cual.
Con la inseguridad que tenemos hoy en la Argentina, realmente uno no sabe si reírse o llorar.
Te mando un beso.

Siluz dijo...

Fabiana, mejor reír para no llorar. Y sobretodo no perder la fe en que podemos hacer que las cosas cambien. Besos.