19 de enero de 2011

Instrucciones para picar una Allium cepa L

Tema 1234 del Manual:
Instrucciones para picar una Allium cepa L
(“cebolla”)

1. Escoger de su despensa una cebolla fresca y firme. Si se tiene duda de qué es una cebolla, busque una hortaliza más o menos redonda, con olor fuerte y piel crujiente.

2. Quite toda la piel de la cebolla con las manos y descártela.

3. Decida cómo necesita cortarla. Eso dependerá de la receta a preparar. Por lo general se utilizan en ruedas o trozos.

4. Si la va a picar en ruedas, escoja un cuchillo afilado para que le queden finas y conserven la forma. Luego divida las capas y tendrá muchos círculos.

5. Si la va a partir en pedacitos, córtela primero en ruedas y luego éstas en trocitos pequeños.

6. Recuerde que el olor de la cebolla puede irritar sus ojos y hacerlo llorar. En ese caso le recomendamos uno de los siguientes trucos:
     a. Ponga un trozo de pan en la boca, sin masticarlo.
     b. Masque un chicle.
     c. Ponga un vaso lleno de agua junto a la cebolla.
     d. Coloque una buena cantidad de sal en un recipiente cerca del picador.
     e. Sumerja la cebolla en un recipiente de agua.
     f. Encienda cerca una vela.
     g. Muerda con fuerza un fósforo.
     h. Guarde la cebolla en el refrigerador horas antes de cortarla.
     i. Use unos anteojos de buzo.
     j. No respire.

7. Es muy posible que nada de esto funcione pero se sentirá mejor por haberlo intentado. Será más efectivo no resistirse. Llore sin miedo ni vergüenza.

8. Y si le molestan las lágrimas sin sentido, déle sentido a sus lágrimas. Es un buen momento para sacarlas del sistema sin que alguien pregunte qué le pasa.

9. Hecho el picadillo, tómese unos minutos para tranquilizarse, lávese la cara, de una vuelta por el jardín, respire aire fresco, sonría.

10. Vuelva a la cocina, y continúe su trabajo. Piense que ha completado su dosis diaria de catarsis y enfréntese con valor al resto del día. Lo necesitará.


Tomado de:
Manual para sobrevivir cada segundo de su vida
Por Siluz Cruz (Edición 2010)
Tomo 2: Instrucciones para seres humanos
Capitulo 367: En la cocina

2 comentarios:

Hilda dijo...

Seguiré tus instrucciones al pie de la letra. Algunas ya las he implantado como la de darle sentido a las lágrimas. De hecho, también hago lo contrario:cuando tengo ganas irrestibles de llorar voy a la cocina, pelo una cebolla y la pico. De esta manera no tengo que explicar a nadie mi llanto. Lo que me resulta más difícil es explicar para que pico una cebolla a las 2:00AM .

Siluz dijo...

Es cierto, te veo en un aprieto.. Tendrás que decir que aparte de todas sus propiedades curativas, su jugo ayuda a evitar el insomnio.Espero que no tengas que tomártelo para que te crean. jajaja. Gracias, Hilda, por comentar.