15 de agosto de 2009

Bondades del vino tinto


“Con la primera copa el hombre bebe vino;

con la segunda el vino bebe vino,

y con la tercera, el vino bebe al hombre”.

(Proverbio japonés)

Doctor, ¿me puedo tomar un vinito de vez en cuando?

Esta es una pregunta frecuente que hacen los pacientes a sus doctores. Y a muchos les puede asombrar la respuesta.

Una copita de vino puede ser beneficiosa para el corazón, en especial si se toma con las comidas. Repito: una copita o dos; moderación es la clave. El consumo moderado de alcohol protege contra la enfermedad coronaria y contra los accidentes cerebrovasculares isquémicos (obstrucción de una arteria del cerebro). Esto se debe a que el alcohol aumenta el nivel de las lipoproteinas de alta densidad (HDL). El vino, sobretodo el tinto, contine polifenoles y flavonoides, factores que lo hacen antioxidante.

Entre los beneficios de UNA copa diaria de vino tinto están:

· Ayuda a limpiar las arterias impidiendo enfermedades cardiovasculares como arteriosclerosis

· El resveratrol, polifenol que se encuentra en las uvas, es antioxidante y anticancerígeno y parece ser auxiliar contra la obesidad.

· Los polifenoles y flavonoides, hacen más inofensivo al colesterol malo. Inhiben la formación de coágulos en las arterias y disminuyen las inflamaciones.

  • Estimula y acelera el trabajo de los órganos relacionados con la digestión.
  • Estimula la secreción de ptialina sobre el hígado, y favorece la secreción de bilis.

· Favorece al sistema circulatorio, ya que inhibe la formación de trombos.

· Beneficia a los riñones por su riqueza en sales de potasio, que producen una acción diurética. Algunas investigaciones relacionan su consumo con la eliminación del virus de la poliomielitis y el herpes.

· Incrementa el apetito y provoca un cierto grado

de desinhibición por que actúa como un ansiolítico, lo que explica porque en dosis bajas funcione como un hipnoinductor, favoreciendo el sueño.

La tradición relaciona a Noé con el origen del cultivo de la vid, de la elaboración del vino e incluso de la primera intoxicación por consumo excesivo. Se dice que poco después de salir del Arca, Noé plantó la primera viña y, llegado el momento, bebió el vino y se emborrachó. Entre los griegos, se rendía honor a Dionisios (Baco para los romanos) quien le enseñó a los hombres como cultivar la planta y elaborar el vino.

“El vino es maravillosamente apropiado para el hombre si,

en tanto en la salud como en la enfermedad,

se administra con tino y justa medida”

(Hipócrates)

Es importante recordar que hablamos de una dosis de no más de dos copas. Si nos excedemos, el vino se convierte en un depresor de la actividad cerebral, ocasionando insomnio o, a la inversa, el sueño profundo del borracho. En lugar de actuar como afrodisíaco puede eliminar las reacciones sexuales. Y más grave aún, el abusar del vino, como de toda bebida alcohólica, tiene graves consecuencias en el sistema nervioso central y el hígado y predispone a la cirrosis. En lugar de entonces prolongar la vida, puede acabar con ella, con las relaciones sociales, con la tranquilidad de una familia y con su felicidad.

“El vino no daña,

pero el que bebe sin moderación se daña a sí mismo”.

(Erasmo de Rotterdam)

Y si leer sobre el vino te ha dado deseos de servirte una copita, dímelo y te acompaño. Mmmm... ¿no te provoca un malbec de los campos de Mendoza? Te invito. ¡Salud!


Referencias:

http://www.susmedicos.com/art_vino_corazon.htm

http://terravital.blogspot.com/2009/06/el-vino-tinto-y-sus-bondades.html

http://www.neoteo.com/una-copa-de-vino-al-dia-y-a-vivir-mas.neo

10 comentarios:

Borincano dijo...

Estas apuntada en la lista de las personas con quien me gustaría compartir una buena conversación para arreglar el mundo acompañada del vino que haga falta. Cuanto más profunda más vino. Saludos

Siluz dijo...

Y si esa conversación se da en alguno de los rincones hermosos de nuestra isla que describes en tu blog, aún mejor. Salud, Borincano.

Fabiana dijo...

Mucho se habla de las bondades del vino. Pero claro, hablamos del "buen vino" y aunque aquí en Argentina estemos repletos de viñedos, el vino de buena calidad suele ser caro para nuestros bolsillos.

Todo lo rico hace mal y todo lo que hace bien es feo o caro. Jaja.

Igual, te cuento que soy prácticamente abstemia.

Te dejo un abrazo.

maria dijo...

Me anoto!!y si es mendocino mejor!
Me encanta el malbec,tiene un agradable sabor y un color purpura que dan ganas de seguir tomando.

Ya se,dos copas mas no pq hace mal jajjajaa.Pero en una charla de amigos se puede tomar mas che,que no pasa nada jejejeje.
Chin chin!!

Besos
Biki

Siluz dijo...

Fabiana:
mmm.. un vinito argentino...delicioso... Un pequeño placer que no hace mal. Siempre se puede encontrar alguno que sea rico en sabor y no tan caro. Me parece que como están las cosas, es de los pocos gustitos que aún nos podemos dar...
Biki:
De acuerdo contigo. Nos debemos ese malbec. Dos copas... para empezar... jejeje... chin chin.

©Claudia Isabel dijo...

Querida amiga, vos sabés muy bien que nadie puede escapar al influjo de un Malbec argentino de buena cepa!:)
Aquí te espero con un Malbec siempre disponible, jaja, en San Telmo o donde quieras!

Marcela dijo...

No bebo alcohol, pero como bien decís, que el vino tiene sus beneficios no me cabe duda.
Como dijeron Claudia y Fabi, hay muy buenos vinos por acá, pero yo sólo me conformo con ver las etiquetas de las botellas (que me encantan por el diseño que tienen) y disfrutar de ver cómo a mi alrededor, beben una copa de vino en alguna comida, en amena charla como en la foto que nos mostrás.

Salut!

Siluz dijo...

Marcela:
También se comparte de esa manera. Eso es lo importante.

Claudia:
Hace un tiempito que no nos encontramos en los brindis de los viernes. A ver si vemos a Graciela para que nos cuente de su viaje.

Besos.

malena dijo...

el vino, como lo dice solo vino, es muy dulce y sabroso que me permite pensar, analizar y asi poder realizar que me propongo, cosas positivas, ya que soy amante de la naturaleza, me ayuda a imspirarme, como el aire, las mariposas, las aves, los perros amo la naturaleza, el vino me es una imspiracion a mi alma, mi espiritu y mi ser.

Siluz dijo...

Malena:
Pues adelante, con ese vino inspirador.
Alguien dijo. y yo estoy de acuerdo que "es totalmente cierto que el vino gana con la edad. Cuánto más viejo me voy haciendo, más me gusta".
Gracias por la visita y muy especialmente por comentar.