30 de octubre de 2007

Reencuentros en Facebook

Hay personas que calan hondo en nuestras vidas, que por un motivo u otro nunca olvidamos. Hay rostros que podemos reconocer aunque hayan cambiado con el paso de los años . Hay amigos a los que no vemos en mucho tiempo pero que al volverlos a encontrar, es como si los hubieras visto ayer.

En Internet hay millones de formas de hacer nuevos amigos, de “conocer” gente de diferentes países del mundo, de todas las creencias y de diversas edades. Entre esos medios, he encontrado una herramienta ideal y efectiva, no para hacer nuevos amigos (¡lo que es fabuloso!) sino para reencontrar aquellos que un día fueron significativos en mi vida. O yo en la de ellos. Me refiero a excompañeros de escuela, excompañeros de trabajo, ex vecinos, ex estudiantes...a tantos ex que se van acumulando a lo largo de los años.

Cuando llega ese temido y esperado día en que nos alejamos de nuestra escuela superior, de los compañeros con los que hemos compartido tantos años y experiencias, juramos que nunca nos alejaremos. “Te recordaré siempre”, “no te olvidaré”, son frases escritas en los dorsos de las fotos que repartimos. Y luego, sin poder evitarlo, cada uno escoge su sendero, y los caminos que corrían paralelos, se van por diferentes rumbos y se pierden en el tiempo y el espacio.

Llega nueva gente a nuestra vida, estudiantes universitarios, compañeros de hospedaje, compañeros de trabajo. Crece la familia, nos emparejamos, nos convertimos en padres, tíos, cuñados, suegros, abuelos. Conocemos clientes, pacientes, alumnos, colegas, jefes, subalternos. Nuestros círculos se amplían , se mezclan, se disuelven o desaparecen.

Se ha dicho mucho sobre facebook. Ha sido juzgado antes y después de ser analizado, por gente que lo usa y por gente que no lo conoce, por personas que desconfían y otros que les dedican horas. Como todo, tiene su lado bueno y su lado malo. Puede ser una herramienta útil o un arma de doble filo. Puede ser un instrumento social o una invasión a la privacidad. Aún así, a Facebook le debo haberme reencontrado con compañeros de escuela de los que no sabía desde que nos graduamos en el 1970. Me he comunicado con alumnos a los que le di clase a lo largo de treinta años en la Escuela superior de Vega Baja. He tenido noticias de muchos de ellos, cosa que no creo hubiera sucedido de otra manera. Algunos están fuera de Puerto Rico, otros en diversos puntos de la isla, algunos no recuerdo sus nombres pero sí sus caras. Compartir fotos de aquella época nos ayuda a recordar. Y como sabemos, recordar es revivir. Me entristece enterarme de sucesos desagradables o del fallecimiento de alguno, pero ¡qué lindo ver a la mayoría convertidos en padres y adultos responsables! ¡Cuánto orgullo siento al saber qué no me han olvidado!


Hacer un nuevo amigo es una maravilla. Recuperar a un viejo amigo es un milagro.

Teatreros de la Lino: http://www.facebook.com/group.php?gid=21228997176

3 comentarios:

©Claudia Isabel dijo...

Hola amiga Luz, que lindo esto de los reencuentros, sea cual fuere el medio que los convoca. Ya sabés que hace unos meses me reencontré con la Pecosa, mi querida amiga de la infancia, a quién no veía desde los 18 años aproximadamente...Una vida pasó en medio de esa ausencia en la que no nos pudimos acompañar en las alegrías y en las tristezas, en los proyectos, en los momentos y acontecimientos comunes. Sabemos que la vida sigue igual con lo bueno y lo malo, pero no se puede evitar pensar en que si esa persona hubiese estado, las tristezas hubiesen tenido más cansuelo y las alegrías hubieran sido mucho más inmensas y plenas, con esa o esas personas...por eso amiga te digo, ahora que te tengo y estás a pesar de esos kilómetros que nos separan fisicamente, que la vida es más linda porque existís!!! y esto es algo que hay que decirle siempre a los amigos!!!
Te mando un beso enorme.

Xai dijo...

Recientemente me anime a crear un perfil ahi en Facebook, aunque la verdad aun no se muy bien como utilizarlo ni que cosas puedo hacer con el. Leer este articulo me ha animado mucho a rebuscar y encontrar.

Besos!

Julia del Prado dijo...

Bueno no conozco Facebook, Lucecita, pero me agrada saber más de ti; fìjate en la prese del libro La tortuga Alicia estuvieron amigos de diversas etapas de mi vida, desde el colegio; profesoras, primos, amigos, hijos, marido, tios, lindo no. El reencuentro, la solidaridad, el afecto. Un gusto conocerte Siluz, abrazos Julia desde el Perù

http://juliesusfotosyescritos.blogspot.com
Te espero